admiración


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con admiración: respeto
Ejemplos ?
A los vasallos de nuestro amado Fernando VII a los que defendemos la conservación de sus dominios a los enemigos solo de la opresión de que huye la afligida España. El mundo oirá con admiración este rasgo antipolítico”, etc.
Me ha sucedido muchas veces, Sócrates, que encontrándome contigo, me he dejado llevar de la más viva admiración al oír tus discursos, y me ha parecido que hablabas mejor que nadie, cuando reprendiendo a los hombres, como un dios que aparece en lo alto de una máquina de teatro, exclamabas: :«¿A dónde vais a parar, mortales?
No obstante el raquítico sueldo, la acción de muchas verdaderas vocaciones, hoy caídas en el olvido, se veía compensada con el cariño, la admiración, el respeto de las poblaciones.
Ensoberbecidos preconizaban: Inventos para darles atole con el dedo, en términos de Huitzilopochtli, a los creídos humanitos siempre explotados por los poderosos asaltantes de los tronos y hacerlos vivir en el engaño de sentimientos de admiración que ayudaban a mantener el equilibrio psicosocial a los estados esclavistas, feudales, mercantilistas, capitalistas o comunistas que han existido en el chismoso planeta Tierra.
- Pues bien: decidme dónde encontraré a su autor....Su Majestad deseará conocerlo, y yo necesito abrazarlo, felicitarlo..., demostrarle mi admiración y mi cariño....
-Tú has ganado, le dijo; la casa es tuya. Los otros dos, llenos de la misma admiración, aprobaron la decisión de su padre. Como se amaban todos mucho, permanecieron los tres juntos en la casa, ejerciendo su profesión, y ganaron mucho dinero.
Uno lo es por el espíritu, otro por el cuerpo; uno fue puesto en el mundo como signo de admiración, otro como guión mayor, y cada uno puede preguntarse: ¿cuál es mi destino?
Pero lo que hace a Sócrates digno de particular admiración es no tener semejantes ni entre los antiguos ni los contemporáneos: Podría comparársele, por ejemplo, con Brasidas o con tal otro, con Aquiles, Pericles, Néstor y Antenor, y hay otros personajes entre los cuales sería fácil establecer relaciones.
Adolfo, que ajustaba el motor de un automóvil, sonreía con vanidad; ufano y orgulloso como que fingía no escuchar los comentarios de admiración prodigados por sus compañeros de trabajo.
Empero esto no fue tan digno de admiración como tomar el memorial, en que otro le dio noticia de la conjuración nombrando los conjurados, y diciéndole "que le leyese luego, que le importaba"; y cuidadoso César, para diferenciarle de los demás memoriales que llevaba en la mano, le puso entre los dedos, y entró en el Senado, sin leerle.
La razón nos precisa a convenir en que de todas maneras la injusticia es involuntaria, y que es un deber para los individuos en particular y para los Estados en general, manifestarse más atentos y más vigilantes que lo están hoy.» Cuando oigo de tus labios tales discursos, Sócrates, te cobro cariño, y te elogio lleno de admiración.
-Escribe lo que te he dicho. Los franceses se rieron de admiración al ver al farmacéutico ocupado en ajustar cuentas cuando le rodeaban la muerte y la ruina.