Ejemplos ?
Mujeres que admirasteis su belleza, y la angélica vida, y aquel divino andar aquí en la tierra, doleos de mí que siento esta aspereza, no de ella, que ya es ida a tanta paz, dejándome en tal guerra, que si alguno me cierra largo tiempo el camino que a ella orienta, aquello que Amor me cuenta, es causa sola de no darme muerte.