adormecer

(redireccionado de adormecen)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para adormecer

adormilarse

Sinónimos

Antónimos

  • avivarse
  • despabilarse

Sinónimos para adormecer

Ejemplos ?
¡si supiera hablar como las auras que vagan por el aire y se adormecen en tálamos de flores, o estremecen los árboles con plácido rumor!
15 Por sueño de visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho; 16 Entonces revela al oído de los hombres, Y les señala su consejo; 17 Para quitar al hombre de su obra, Y apartar del varón la soberbia.
a del oscuro Citerón las cumbres bajaba el sol a trasponer, vertiendo ríos de luz sobre los verdes mares, cuyos abrazos lánguidos, y besos dulces y prolongados, adormecen los grupos de las islas del Egeo Helios guiaba sus caballos de oro hacia el collado de la augusta Delfos, y en las rocas de Egina y las abruptas cimas sagradas del antiguo Himeto sus reflejos de púrpura bañaban los bosques de olivares cenicientos, por donde va, entre franjas de verdura, del Cefiso el caudal siempre risueño.
Una mirada, una seña o una sonrisa, un apretón de mano, una flor, una cinta o un mechoncito de pelo saben abrir los más pesados y complicados cerrojos y adormecen los más vigilantes y despiadados carceleros.
De allí que en las tardes de verano, cuando el sol raja la tierra, y los caballos adormecen a la sombra de los árboles, insensibles al sol y a las nubes de polvo, avanza el turco con su carga y su fatiga que le cubre de agua el semblante.
Pero si permitís al historiador apartarse del drama que está narrando para ejercer un momento el papel de los críticos, si os invita a echar una ojeada sobre las existencias de aquellas solteronas y de los dos abates a fin de buscar en ellos la causa de la desventura que los viciaba en su esencia, tal vez veáis demostrado que el hombre necesita experimentar ciertas pasiones para que se desenvuelvan en él las cualidades que ennoblecen su vida al ensanchar su esfera y adormecen el egoísmo propio de todas las criaturas.
Mil voces mágicas y aéreas mezclándose al sordísono murmullo del viento y de las olas del Plata que se deslizan suavemente sobre la arena, halagan mis sentidos con una melodía dulce y apacible; un éxtasis divino me embarga al escucharlas; mis sentidos se adormecen, me reconcentro en mí mismo y luego se despiertan en mi fantasía mil cavilaciones sublimes.
Esos que el astro moribundo envía Templados rayos de dorada lumbre, Esa grandiosa y elevada cumbre Donde se vuelve la mirada mia, Esas brillantes nubes de topacio Que lucen extendidas en la esfera Con esmalte divino, esa ligera Ave que cruza el anchuroso espacio: Del manso rio que á mis piés ondea El apacible y lánguido murmullo, Ese risueño y armonioso arrullo Del álamo que el céfiro cimbrea; El aire leve que anhelante aspiro De rosas y azahares perfumado Y ese que el corazon enagenado Exhala á su pesar mudo suspiro; Alivio dulce y celestial ofrecen Al alma inquieta si angustiada gime, Y el dolor se disipa que la oprime Y bellos pensamientos la adormecen.
El eucalipto entre sus hojas curvadas, como verdes hoces, muestra sangrientas manchas rojas. Y se adormecen los feroces dicterios de la mendicanta que, bulliciosa y maldiciente, nos emociona y nos espanta.
¡El fruto de la victoria, las ventajas imaginadas se convierten en manos de los tiranos en tósigo y en puñales con que adormecen al pueblo y le hieren alevosamente en sus más caros intereses...!
--- Si tan bellos son los bienes Soñados como los males, Ya, tórtola, no me afligen Tus melancólicos ayes; Que a ti te dieron lamentos En vez de alegres cantares, Y tú cantando le cuentas Tus amarguras al aire. Las endechas y los himnos Los mismos consuelos traen, Que a la par nos adormecen Las dichas y los pesares.
¡Qué presto arrastras vencida El peso de la esperanza Con el pesar de la vida! ¡Qué presto se desvanecen Los fantasmas halagüeños Que nuestra infancia adormecen Con raquíticos ensueños!
La mente duda medrosa, Los sentidos se adormecen, Y embriagados se estremecen Con cada nueva ilusión: Todo en la mente se agita, Todo en la mente se embota, Todo en torno nuestra flota En callada confusión.
Esposa de Seth y madre de Sobek en el Imperio Antiguo, considerada protectora del faraón, e identificada con la abeja. Protege asimismo a Osiris y a Ra con sus flechas que adormecen a los malos espíritus.
Sus primeros estudios escolares los hizo en París con su padre ya que escritor pensaba que las escuelas tradicionales solo adormecen las conciencias de los niños.
No se trata de ladrones, puesto que no le quitan nada de valor. Los asaltantes lo adormecen. Cuando Imanol recupera el conocimiento, se ve atado y dentro de una especie de quirófano.
Las zonas congeladas se decoloran, primero se vuelven de color púrpura, y luego de color negro. A continuación, el daño nervioso se torna tan grande que las áreas afectadas por el congelamiento se adormecen.
En el seno de ese cuerpo legislativo, combate la propuesta del reformista «cuyos talleres nacionales adormecen a los proletarios sin concederles nada de lo esencial».
Tiene largos y rubios cabellos adornados con peinetas de oro y piedras preciosas, y unos ojos azules que adormecen a quien los mira.