agasajar

(redireccionado de agasaja)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para agasajar

obsequiar

halagar

Sinónimos

Sinónimos para agasajar

aposentar

Ejemplos ?
Los Ilotas tenían derecho a tomar parte en los festejos, incluso los extranjeros: «se agasaja no sólo a los llegados de nuestra tierra, sino también a los extranjeros que se hallan presentes.» La kopis se desarrollaba bajo tiendas (griego s???a?, skênaí), rasgo característico de las fiestas campestres arcaicas.
Volviendo a Lucas, además que había concertado en Cuzco, con su hermano Francisco, participar económicamente en la sociedad de la conquista chilena exigiendo el 50 % de lo ganado, cuando Valdivia manda cinco hombres a pedir ayuda a los de Perú, al pasar por Arica los agasaja y les promete mandarle un barco con armas, caballos y enseres por valor de 12.000 pesos, y manda decirle a Valdivia que se los pague cuando pueda.
Se declara por necio anticipado como flor de almendro o fruta de la Vera al que, habiendo subido de bajo estado o dignidad, no conserva, agasaja y da la mano a los amigos de aquel tiempo, para que en el presente no sea como lo dice el Sabio, pregoneros de quien fue, de su bajeza y miseria y se diga por él que los oficios mudan los hombres de poco valor.
Por eso muy decidida la vemos muy de subida entre el bosque de pinares indagando en todos lares tras su lobo preferido. Va a enseñarle el resoplido que ha aprendido cuando el padre se agasaja con la madre.
Incluso cuando habla parece llenarse de satisfacción, y da palmaditas en las espaldas de los que escuchan como si quisiera hacerse perdonar la alegría con que los agasaja.
Hijo del río Crimiso y de una madre troyana, Acestes, que no se había olvidado de sus antiguos progenitores, se congratula con la llegada de los Troyanos, los acoge alborozado con agreste magnificencia, y los agasaja en su desgracia con toda suerte de cariñosos auxilios.
No es ya que la perfidia no reprende Grifón de aquella inicua más que bella; ni que venganza contra aquel no emprende del que adulterio cometió con ella, sino que grande la victoria entiende de que ella no prosiga la querella; y como su cuñado verdadero celebra y agasaja al caballero.
Después de la procesión, el Ayuntamiento agasaja a las autoridades e invitados con un buen vino riojano, peces y fresas con nata.
1831: en el arroyo Salsipuedes (Uruguay) el general Fructuoso Rivera (1784-1854) agasaja a sus aliados charrúas artiguistas con una comida campestre.
La sala explota en aplausos y éste, al ritmo de una melodía tradicional galesa se dirige a recibir el premio. Un grupo de niñas lo agasaja bailando la danza de las flores, a la vez que un solista entona una melodía.
Señorita Norton: Una inquilina de mediana edad, con mucho dinero, que vive en la casa de la Sra. Kirke. Agasaja a Jo disimuladamente, pidiéndole que la acompañe al teatro y la ópera.
Carolina, prendada del encanto personal de Juliette la agasaja como Regente de Nápoles mientras su marido Joachim prepara la guerra contra el hermano de Caroline, su cuñado, Emperador de Francia.
La primera del año tiene lugar el martes de pascua, cuando los vecinos de Fermoselle veneran a San Albín y se desplazan a la ermita de su mismo nombre –aunque la actual titular del santuario es la Virgen de la Merced– para asistir a la celebración de una misa mayor y disfrutar de un baile popular. Una de las costumbres es el obsequio de huevos cocidos y hornazo con los que se agasaja a los asistentes.
La sala explota en aplausos y éste, al ritmo de una melodía tradicional galesa se dirige a recibir el premio. Un grupo de niñas lo agasaja bailando «la danza de las flores», a la vez que un solista entona una melodía.
Posteriormente, es costumbre visitar el Santuario de la ciudad de Copacabana a orillas del Lago Titicaca, donde son recibidos por una multitud de ciudadanos identificados con el Club que los acompaña y agasaja durante toda su estadía.
La Primera Dama, doña Blanca Rodríguez de Pérez, agasaja a la delegación venezolana antes de partir a los Juegos Mundiales de Verano, Minnesota 1991.
En las sacristías se guardan los mejores vinos que atesoran las bodegas, cuyo consumo se reserva a los familiares, amigos y empleados de confianza del bodeguero y con el que se agasaja a los compradores y a las personalidades que eventualmente visitan la bodega.