agobiar

(redireccionado de agobiadas)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con agobiadas: agobiado
Ejemplos ?
¿Quién, pues, intentaría atacar a un hombre semejante sin incurrir en la mayor desgracia? Piensa en ello, no sea que, agobiadas ya de males, sufriéramos otros más crueles todavía si alguien oyese tus palabras.
Varias mujeres de color, agobiadas bajo el peso de sus bateas de ceibo, rebosando de ropa usada, descendían por las abras de las barrancas, y los patos de laguna se levantaban en bandadas para dejar libre a la espuma de jabón, el lugar que en la noche habían usurpado a los "pozos de las lavanderas".
La ancianidad no es cosa que se oculte; pero, sin duda, hay personas que la disimulan, no con afeites ni retoques, sino por benignidad especial de la naturaleza, hasta muy tarde. Mujeres existen que ya a los sesenta parecen agobiadas por la decrepitud.
Pero tampoco es posible que dos grandes y poderosos grupos de naciones se sientan tranquilos en una situación presente que nos afecta a ambos, agobiadas ambas partes por el costo de las armas modernas, justamente alarmadas ambas por la constante difusión del mortífero átomo, y compitiendo, no obstante, ambas, por alterar el precario equilibrio de terror que contiene la mano de la postrera guerra de la humanidad.
Helo aquí: En el puro idioma del Dante, cuando se dice "squena dritta" se expresa lo siguiente: Espalda derecha o recta, es decir, qué a la persona a quien se hace el homenaje de esta poética frase se le dice que tiene la espalda derecha; más ampliamente, que sus espaldas no están agobiadas por trabajo alguno sino que se mantienen tiesas debido a una laudable y persistente voluntad de no hacer nada; más sintéticamente, la expresión "squena dritta" se aplica a todos los individuos holgazanes, tranquilamente holgazanes.
Enfrente del galpón estaba la casa: un rancho inclinado que parecía quererse echar a la sombra de los álamos, cuyas ramas se doblaban agobiadas por el calor, y un poco más allá, se veía el ancho y bajo corral lleno de ovejas, que, ansiosas de sombra, se apiñaban en grupos jadeantes y embrutecidas.
Es importante destacar también, que sin el esfuerzo del SAM hubiéramos requerido importar varios millones de toneladas de granos y oleaginosas y no hubiéramos alcanzado un aumento importante en el empleo y bienestar campesino, con lo que nuestras ciudades se verían más agobiadas.
Un beodo incivil Os enrostra al pasar un amor irrisorio; Sobre vuestros talones brinca un niño flojo y vil. Avergonzadas de existir, sombras encogidas, medrosas, agobiadas, costeáis los muros; Y nadie os saluda, ¡extraños destinos!
El periodista Guillermo Ortega, de TELEVISA: yo quisiera preguntarle acerca de una práctica que se ha vuelto cotidiana en la capital de la República con la afectación de la vida y de las actividades cotidianas de decenas de miles de personas, ya de por sí agobiadas por la situación que estamos viviendo todos.
Sus ramas flexibles y caídas parecen agobiadas por el dolor; y cuando el viento de la noche conmueve sus hojas se creería que llora.
Luego invadió Epiro, donde las ciudades, agobiadas por la invasión del territorio por los clanes albaneses, también reconocieron su autoridad.
l programa de reasentamiento de familias sirias en Uruguay obedece a la decisión política de acoger un grupo de familias agobiadas por la guerra en Siria, desarrollado a iniciativa de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República Oriental del Uruguay.
Luego de un largo andar por diferente sellos discográficos y de buscar oportunidades en el medio local, deciden separarse agobiadas por la carga laboral.
Las canciones se ven agobiadas porque las saturamos con arreglos que buscan ensalzar sus cualidades, y terminamos escodiéndolas ".
Una vez reunidos tanto los bajeles como la tripulación, compuesta por 20 000 soldados, marineros e infantes de marina, la expedición partió de Cartagena hacia la bahía de Argel, alcanzándola a principios de julio. Las tropas españolas desembarcaron en dos oleadas, agobiadas por el sofocante calor del verano.
El 18 de agosto, el Grupo de Caballería Mecanizada Mongola llegó a Kalgan, y después de capturar la ciudad, cruzaron la Gran Muralla China y se dirigieron a Beiping, entregando en su camino equipo enemigo capturado al 8º Ejército del Partido Comunista Chino, que estaba en guerra con la República de China. Ese mismo día, las tropas del 17º Ejército soviético, agobiadas por el calor, llegaron finalmente a la costa del Mar de Bohai.