ahuyentar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para ahuyentar

espantar

Sinónimos

Sinónimos para ahuyentar

Ejemplos ?
¿A qué su sombra de la tumba-alzaron Estúpidos los hombres o altaneros? Para ahuyentar los siglos que pasaron, Y escarnecer los siglos venideros.
No había modo de ahuyentar a los insectos, y entonces un hombre se llevó el tiesto afuera; mas al picarle en la mano una de las abejas, soltó él la maceta, que se rompió al tocar el suelo.
Trini movió nerviosamente la cabeza para ahuyentar sus recuerdos; no quería pensar en sus tíos; cuando la imaginación la hacía ver sus rostros entristecidos, sus ojos llenos de lágrimas, sentía que el corazón se le partía; ella había pagado con la más negra ingratitud sus desvelos, sus ternuras, sus sacrificios; verdad que ella había huido engañada; a ella Antonio habíale dicho que en el instante en que ella huyera con él, ellos tendrían que dar su consentimiento, y en cuanto lo dieran...
Lávate la cara y adórnala. Aséate, lávate la boca, toma de prisa la escoba y ponte a barrer para ahuyentar los malos humores. Prepara la bienvenida del sol: La más grande manifestación del TEOTL ante nuestros ojos.
El viejo, tras concederle algunos instantes de silencio, le preguntó, procurando ahuyentar con su festivo sonreír sus tristísimas evocaciones: -Pero es que una cosa es el corazón y otra cosa son los ojos de la cara; y como los ojos son niños, alguno de los que te cimbelean te habrá sío, sin duda, más simpático que los otros.
Como el Noto disipa a veces los obscuros nublados del cielo, pues no siempre trae las lluvias, así tú, discreto Planco, esfuérzate por ahuyentar la tristeza y poner fin con el dulce vino a los trabajos de la vida, ya mores en los campamentos donde resplandecen las águilas, ya reposes a la sombra de los árboles de Tíbur.
Junto a ellos está incansable el fogoncito con sus hilos de humo que sale en espiral al viento, para ahuyentar la plaga, a los necios jejenes que se dispersan momentáneamente.
Larga y pesada es la noche Para el despierto amador Que acecha una blanca mano Que tal vez le hace traición, Mientras la diestra al estoque, Ebria el ánima de amor, De rival desconocido Recela la condición. Larga y pesada es la noche Para quien tanto aguardó, Que el alba por el Oriente Viene a ahuyentar su pasión.
Otra lengua clama y dice: "Vivas, ¡oh blanca paloma!, que nos has de dar por crías águilas de dos coronas, para ahuyentar de los aires las de rapiña furiosas; para cubrir con sus alas a las virtudes medrosas".
Como los pastores pasan la noche en el campo y no consiguen apartar de la presa a un fogoso león muy hambriento; de semejante modo, los belicosos Ayaces no lograban ahuyentar del cadáver a Héctor Priámida.
Al oír sus dos hermanos sus quejidos de muerte, corren en su auxilio, le protegen con sus capas y disparan una lluvia de piedras sobre los perros, pero no pudieron ahuyentar la feroz jauría.
El sacerdote principia la ceremonia para consagrar aquel "Ramo Bendito" que ha de venerarse trenzado y en cruz sobre las ventanas de tanto hogar, para librarlos siempre de una "mala hora"; para ahuyentar con su humo santo tempestades, terremotos, malas intenciones, asechanzas del demonio.