almáciga


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para almáciga

almaste

Sinónimos

Sinónimos para almáciga

Ejemplos ?
Se encuentra en la ciudad de Santiago de Compostela, extramuros en la ladera del monte de la Almáciga, cerca del lugar conocido como Porta do Camiño, una de las puertas históricas de la ciudad de Santiago.
Las plantas se producen en almáciga y luego se repican en macetas, permaneciendo hasta una altura adecuada y así trasplantadas a campo al comienzo de las lluvias.
Un semillero, almácigo o almáciga (Del ár. hisp. almásqa, y este del ár. clás. masqah 'depósito de agua') es un sitio donde se siembran los vegetales o un lugar donde se guardan las semillas.
Practica de trueque (samba) y el comercio (dagang). Ellos compran pescado de mar de Candawaga, a cambio de productos forestales como ratán y almáciga.
Las confituras se realizaban de almáciga, de albaricoques, higos, las habituales naranjas amargas (Citrus × aurantium), de membrillo (donde se popularizó el dulce de membrillo).
La almáciga en lágrima tiene un color amarillo pálido, superficie pulverulenta, es fractuosa, vidriosa, de transparencia opalina, con olor dulce y agradable y sabor resinoso aromático.
La parroquia comprende las localidades de Taganana, Almáciga y Punta de Anaga, si bien hasta mediados del siglo XX abarcaba también los caseríos de Taborno, Catalanes, Roque Negro y Afur.
Tradicionalmente se ha considerado a la almáciga de la isla de Quíos como la de mejor calidad, lo que le ha reportado a esta área geográfica grandes beneficios económicos y cierta fama (el mismo Cristóbal Colón comerció con la resina de esta región).
a almáciga o mástique, también denominada resina mástic o mástic-terebinto, es una resina que se obtiene por medio de incisiones o raspaduras en la corteza del Pistacia lentiscus, árbol de la familia de las terebintáceas que se puede encontrar en las zonas costeras de los países mediterráneos.
Los estatuarios la usan para pegar los fragmentos de mármol. La almáciga común se diferencia de la anterior por su color oscuro y por las impurezas que contiene.
Recelando que la goma de la estampilla fuera almáciga de bacterias, no se atrevía á humedecer aquélla para pegarla en el sobre, y mirando á la simpática estafetera la dijo- —Me parece, señorita, que anda usted algo delicada de salud.
Por varios días se encontró en completo estado de turbación, y en sus insomnios, aquel cerebro fermentado hervía como la almáciga cuando el jugo de la madre tierra la hace reventar.