amanecer


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • verbo

Sinónimos para amanecer

Sinónimos para amanecer

alba

Ejemplos ?
Al amanecer empezó a soplar el viento, un viento helado; el frío calaba hasta los huesos, pero ¡qué maravilloso espectáculo en cuanto salió el sol!
Al amanecer y abrirse súbitamente la ventana del dormitorio, entraron el elfo de la rosa con la reina de las abejas y todo el enjambre, que veníam a ejecutar su venganza.
Este refuerzo, y la desesperacion de sacar ventajas sobre nuestra fuerza, obligó á los enemigos á emprender su retirada ál amanecer del 2, siendo desalojados de las alturas que iban ganando precipitadamente, lo que los nuestros fueron á su alcance.
La gente lo veía de reojo y entre sonrisas de malicia comentaba sus extravagancias. El domingo, con su amanecer de siempre, se desperezaba.
Celia: Pues eso será velar, porque él juzga que es temprano la una o las dos; y a mi ver, aunque es grande ociosidad viene a decir la verdad, pues viene al amanecer.
La luna dominaba la noche, pero al amanecer triunfaba Venus anunciando al sol, y al atardecer, lo despedía ante la inminente llegada de la luna y las estrellas que la acompañaban.
He encontrado en medio de la campiña desolada, entre los escombros de un mundo que fue, tumbas cuyo mármol, moldeado por el cincel del artista, eterniza el pensamiento de los que vivieron y sufrieron cuando nosotros y cien generaciones anteriores a nosotros éramos inciertas larvas en la penumbra del amanecer de futuros siglos...
Por las ventanas se filtraba la claridad del amanecer y un son de clarines alzábase dominando el hueco trotar de los caballos sobre las losas de la plaza.
Dentro de pocos días estaba el pueblo con esto confuso y absorto, sin saber de dónde se causaba aquella inundación y con temor tan grande, que nadie tenía seguro de amanecer vivo, y así andaban atónitos los hombres por las calles e iglesias, pidiendo confesión.
Dispénseme, padre, de narrarle lo que hicimos después. Yo me sentía tigre: al amanecer me sorprendí con mi conciencia de hombre vuelta a un cuerpo completamente manchado de sangre.
Desvelado con tan siniestros pensamientos, vi llegar el amanecer, y cuando entré en la tienda de mi tío, éste me dijo: "-¿No sabes la novedad?
Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio.