aplacar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con aplacar: implacable
  • verbo

Sinónimos para aplacar

Ejemplos ?
Dice en otro lugar, siendo ya cónsul, que en un grave peligro en que se vio la ciudad se habían continuado los juegos por diez días, y que no se había omitido circunstancia alguna para aplacar a los dioses...
Reconociendo en la conciencia de tus crímenes la justa inquina de todos, que desde largo tiempo has merecido, ¿vacilas en huir de la presencia de ésos a quienes hieres en lo profundo de su ser? Si tus padres te temieran y odiasen, y no pudieses aplacar su ira con razón alguna, imagino que te alejarías de su vista.
Siempre me esforcé en aplacar la ira de los reyes, enfurecidos contra ti, y deseaba que te quedases; pero tú, siempre insensata, prosigues maldiciendo a los que reinan, y así no habrá otro remedio que desterrarte.
Yo repartí esta tierra, como poblé la ciudad de Santiago, sin tener noticia verdadera, porque así convino para aplacar los ánimos de los conquistadores...
(Y malos piensos a ti). Aparte Sale HERO HERO: Amigos, Venus mandó que para aplacar la furia yo misma vengue la injuria y que mate a Leandro yo.
Metía en casa de los pobres el infierno de la ambición; el anhelo de aplacar el dolor con los remedios que a los ricos les costaban un dineral.
La amistad epistolar que mantenía con madame Blavatsky, habíame abierto ancho campo en el país de los fakires, y más de un gurú, que conocía mi sed de saber, se encontraba dispuesto a conducirme por buen camino a la fuente sagrada de la verdad, y si es cierto que mis labios creyeron saciarse en sus frescas aguas diamantinas, mi sed no se pudo aplacar.
Tan grande es el furor y desvarío de un juicio perturbado y sacado de sus quicios, que piensan aplacar a los dioses con sacrificios tales que ni aun los hombres más bárbaros, traídos por argumento de fábulas y tragedias crueles, se muestran más inhumanos y atroces que ellos.
De la división del reino de Israel con que se figura la división perpetua que hay entre el espiritual Israel y el Israel carnal Reincidió Saúl en el pecado de desobediencia, y volvió a decirle Samuel de parte del Señor: «Porque despreciaste la palabra del Señor, te menospreció el Señor para que no seas rey de Israel.» Y en otra ocasión, confesando Saúl este mismo, pecado, pidiendo perdón por él, y rogando a Samuel que volviese a su lado para aplacar a Dios: «No volveré, dice, contigo; pues porque despreciaste el mandato del Señor, te ha desechado a ti el Señor para que no reines sobre Israel.
No fueron pocos los isleños idos a contemplar la lucha esa mañana, que de su vana religión movidos juzgaron tan pía obra por profana, y otra vez se creyeron maldecidos y del dios avivada la ira insana, al punto de traer su grey a tierra y otra vez comenzar la antigua guerra; y que es mejor la furia aplacar luego del ofendido dios antes que estalle, y esto será cuando el pagano ciego arrojado en el mar con él se halle.
Pero tu esposo se esforzaba en aplacar el mal humor y la cólera de la doncella, diciéndole: No seas enemiga de los que me aman; mitiga tu ira y vuelve hacia aquí tu cabeza, y ten por amigos a los que lo son de tu esposo; acepta estos presentes, y ruega a tu padre que por mí revoque el destierro de mis hijos.
Los pisos de cartón y tabiques de papel que fabrica la moderna arquitectura nos permitían a los vecinos oír sus pasos desesperados, las cancioncillas a media voz con que intentaba aplacar a aquel granuja que llevaba en brazos son­riente de día, pero malhumorado de noche, y con el especial gusto de que nadie durmiera en la casa.