Ejemplos ?
El acoso psicológico tiene como objetivo intimidar, reducir, aplanar, apocar, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a eliminarla de la organización o satisfacer la necesidad insaciable de agredir, controlar y destruir que suele presentar el hostigador, que aprovecha la situación que le brinda la situación organizativa particular para canalizar una serie de impulsos y tendencias psicopáticas.
El objetivo de la práctica del acoso escolar es intimidar, apocar, reducir, someter, aplanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente, a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter, agredir, y destruir a los demás que pueden presentar los acosadores como un patrón predominante de relación social con los demás.
Todo proceso de acoso psicológico en el trabajo tiene como objetivo intimidar, reducir, aplanar, apocar, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a anularla, someterla o eliminarla de la organización, que es el medio a través del cual el acosador canaliza y satisface una serie de impulsos y tendencias psicopáticas.
Muerto el Rey Católico, quedó encargado de la Regencia de Castilla hasta la venida del Archiduque Cárlos, Cisneros en el primer puesto del Estado se llenó de todas las miras y pensamientos de un Monarca, y sus talentos políticos se acabaron de desplegar enteramente; porque ni el fervor de la devoción, ni el exercicio de las virtudes monásticas habian podido apocar el temple enérgico de su espíritu: y así él supo y pudo contrastar la resistencia que oponían á sus operaciones de una parte los codiciosos Flamencos que rodeaban á Cárlos, de otra los Grandes de Castilla envidiosos de su poder, ansiosos de novedades, y prontos á sacudir un freno que habian sufrido impacientes en tiempo del Rey difunto.
regula sus cálculos por las infinitas quimeras de que se han valido los Carrera para apocar mis fuerzas y abultar las suyas, y sus glorias imaginarias.
Una versión alternativa de los hechos, que pone entela de juicio la visión tradicional de Zhang como traidor, es presentada en un controvertido relato por Jung Chang y Jon Halliday. Explican que Mao veía un rival en el liderazgo en Zhangy buscó cómo apocar a Zhang y destruir su Ejército Rojo.