apremiante


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con apremiante: apremiar
  • adjetivo

Sinónimos para apremiante

urgente

Ejemplos ?
Las comunicaciones postales, telegráficas y telefónicas, especialmente las radiofónicas han mejorado mucho, pero también han hecho más apremiante la aspiración de lograr una red completa de comunicaciones directas.
Mas a pesar de mi gran fatiga, a pesar de la apremiante necesidad de reparar mis fuerzas y a pesar del hambre que me devoraba, fascinado por mi habitual curiosidad, desprecié un abundante pienso para examinar detenidamente el gobierno de esta detestable oficina.
La lectura semiótica se constituye así en una necesidad apremiante, un arma para la sobrevivencia espiritual, en todo currículo escolar que presuma de preparar verdaderos seres humanos: Leer más allá del representamen; entre interpretantes; sobre los sentidos, bajo ellos o más allá o acá.
Insta a los Estados a que adopten todas las medidas indispensables para atender, con urgencia, la necesidad apremiante de justicia en favor de las víctimas del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia y garantizarles que tengan pleno acceso a la información, el apoyo, la protección efectiva y los remedios administrativos y judiciales nacionales, incluido el derecho de solicitar una reparación o satisfacción justa y adecuada por los daños sufridos, así como la asistencia legal, cuando sea necesario; 161.
La realidad surgía, apremiante: en la casa de comercio de Bilbao donde estaba colocado le asociarían, si se casaba con la hija del dueño; era todo su porvenir aquella boda, y tiraría por la ventana el porvenir si la rehusase.
quejumbroso y lleno de miedo. Ni promesas ni amenazas lo convencían, y el ¡vamos, padre!, brotaba de sus labios cada vez más dolorido y apremiante.
Para atender estas dificultades, es importante: :a) Propiciar una mejor comprensión de las perspectivas que ofrecen los Acuerdos y mayor información sobre el proceso de cumplimiento; :b) Prestar particular atención al impacto del cumplimiento de los compromisos en el medio rural y sus comunidades, históricamente desatendidas, donde la deuda social es la más apremiante y donde es esencial no defraudar las esperanzas generadas por la firma de la paz.
No es así; al poder gubernativo se le hace difícil comprender que se ha hecho una Revolución Política en España, que tenía como esencial motivo hallar las máximas garantías ciudadanas. De ahí esta necesidad apremiante.
Pero es importante redoblar esfuerzos para responder a las expectativas de la población, prestando particular atención al cumplimiento de los compromisos en las áreas donde la deuda social es la más apremiante, propiciando una mejor comprensión de las perspectivas que ofrecen los Acuerdos y mayor información sobre el proceso de cumplimiento; y multiplicando las oportunidades de participación a distintos niveles, generando así un sentimiento de mayor apropiación del contenido de los Acuerdos.
Otra necesidad apremiante en relación con los derechos humanos es el fortalecimiento de la Procuraduría de Derechos Humanos, cuyo mandato constitucional de promover y dar seguimiento en esta materia es aún más importante ante la inminente salida de la MINUGUA.
Precisamente por ello, se reitera que es crucial poner especial énfasis en el cumplimiento de los Acuerdos de paz en las áreas donde la deuda social es más apremiante; realizar verdaderos esfuerzos para propiciar la adecuada comprensión del proceso de implementación por todos los guatemaltecos, y multiplicar las oportunidades de participación a distintos niveles, favoreciendo así una mayor apropiación de este proceso por la población.
Por estas razones, me resuelvo, para descargar mi conciencia del agobio cada día más apremiante de la responsabilidad que me incumbe, a levantar mi voz y requerir solemnemente al General Franco para que, reconociendo el fracaso de su concepción totalitaria del Estado, abandone el poder y dé libre paso a la restauración del régimen tradicional de España, único capaz de garantizar la religión, el orden y la libertad.