arrollar

(redireccionado de arrollaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para arrollar

atropellar

Sinónimos

Sinónimos para arrollar

Ejemplos ?
Los paraguayos prácticamente arrollaron a las tropas aliadas, en completa confusión hasta que estas fueron auxiliadas por doce batallones de reserva.
Los 200 lanceros guaraníes de Andresito arrollaron en su marcha a la columna portuguesa del Capitán da Gama y cayeron violentamente sobre los portugueses que atacaban al pueblo.
En 1991, los Suns arrollaron con un récord de 55-27, aunque cayeron en la primera ronda de los playoffs frente a Utah Jazz por 3-1.
Las fuerzas soviéticas del Frente Occidental, el Frente de Reserva, el Frente de Briansk y el Frente de Kalinin, que defendían la ciudad, sufrieron considerables bajas, pero se mantuvieron peleando ferozmente. En Vyazma y Briansk, los ejércitos alemanes cercaron a 660.000 soldados soviéticos y los arrollaron.
Los caballeros musulmanes defensores arrollaron el campamento enemigo cuando la mayoría de los 12.000 caballeros cristianos se hallaban de permiso concedido por el rey tras el asedio a la ciudad.
Nina se refugia en una casa aledaña, en donde cuenta lo sucedido y le dicen que el hombre que arrollaron era el ayudante de Joe, el carnicero, Mike.
Los holandeses arrollaron los puestos avanzados españoles, pero en el contradique, los españoles consiguieron frenar el empuje de la flota holandesa gracias a que se llevó al mismo un tercio de españoles e italianos que consiguieron resistir hasta que se llevaron más refuerzos al dique.
Cuando las águilas francesas sólo respetaron los muros de la ciudad de Cádiz, y con su vuelo arrollaron los frágiles gobiernos de la Península, entonces quedamos en la orfandad.
Dos veces los Toscanos arrollaron a los Rútulos hasta las murallas; dos veces rechazados volvieron la espalda cubriéndose con sus rodelas; y mas al tercer encuentro, trábanse unas con otras todas las escuadras, cada guerrero elige su adversario, y ya entonces se oyen los gemidos de los moribundos, y en un lago de sangre se revuelcan mezclados hombres y caballos expirantes, entre montones de armas, y se enciende un combate crudísimo.
¿Dónde los tuyos, ínclita Numancia? ¿Dónde los bravos que arrollaron junto en Roncesvalles el poder de Francia? ¿No hay hombres ya de aquellos que arrostraron de otro hemisferio los ardientes soles?
Y aunque varios religiosos de San Esteban (colegio donde fue la conferencia) que eran sabios verdaderos, si comprender no lograron al inspirado extranjero, le escucharon con asombro y su importancia advirtieron, los más, cual siempre acontece, arrollaron a los menos, y sobre un hombre tan grande, y sobre un tan gran proyecto informaron a la corte con el más alto desprecio, de visionario y de loco prodigándole dicterios.
El choque de estos dos cuerpos fué terrible, porque ámbos estaban satisfechos de su bizarría, ámbos empezaron á acuchillarse, y por el momento ellos arrollaron algunos de nuestos escuadrones, á tiempo que los Granaderos de Colombia, que formaban la cabeza de la columna y estaban en batalla, estimulados por el heróico ejemplo de su Comandante accidental, Mayor Felipe Brann, rompieron la izquierda del enemigo.