arrostrar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para arrostrar

afrontar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
-¿Entonces, qué hacer? -Prepararse a arrostrar el riesgo que vamos a correr en breve. Apenas se alejó al marino, León hizo que su hija se levantase y, aunque no le dijo lo que les amenazaba, la previno que anunciaban una tormenta.
Si a esto se añade que generalmente la sátira desprecia a los débiles, porque trata de vencer oposiciones, y aquéllos están por sí solos vencidos, se deducirá fácilmente que el satírico no sólo ha de arrostrar enemigos, sino enemigos poderosos.
-No me explico que mis hermanas gusten de revolotear alrededor de la llama, si en ella se abrasan: -Es que la presunción nos hace suponer con fuerzas superiores a las que realmente tenemos, y nos empuja, después de habernos obcecado, a arrostrar peligros en los cuales perecemos.
Mientras fue mi morada la esclava Hesperia, del rapaz Cupido la flecha penetrante de aguda llaga el corazón ha herido; hoy peto de diamante a su punta acerada oponer quiero, y, de firmeza armado, sus amenazas arrostrar osado.
Luego recordó que la flor le había dicho: -La presunción nos hace suponer con fuerzas superiores a las que realmente tenemos y nos empuja, después de habernos obcecado, a arrostrar peligros en los cuales perecemos.
Tiraba del remo y cebaba los anzuelos con destreza sobresaliente, sabiendo distinguir a la perfección las distintas variedades de peces y de mariscos y el modo de apoderarse de ellos en sus escondrijos. Y finalmente, por su intrepidez para arrostrar el peligro, su compañía no fue jamás un estorbo en las situaciones difíciles.
y la franqueza que manifiesta bastaría a dar la más alta idea de su generosidad personal, y de la gran nación, que en el tiempo más angustiado supo arrostrar en obsequio de la nuestra al opresor de la mayor parte de la Europa, y contener las miras ambiciosas dirigidas también a estos países.
Esta poca aprensión es aquella indiferencia filosófica con que considera el qué dirán el que no hace más que cosas naturales, el que no hace cosas vergonzosas. Se reduce a arrostrar en todas nuestras acciones la publicidad, a vivir ante los otros, más para ellos que para uno mismo.
Estuvieron tan fuertes, que en espacio de tres horas no pude romper un escuadrón con ciento de a caballo. Era tanta la flechería e astería de lanzas, que no podían los cristianos hacer arrostrar sus caballos contra los indios.
Aquellas esperanzas que el alma concebía al penetrar el mundo por el fatal dintel, todo desvanecido con el dolor de un día, irrita los tormentos de mi pasión cruel. El corazón gastado de dulces sensaciones, sus férvidas tormentas se goza en arrostrar.
Ahora comprendía claramente que se había metido en un malísimo negocio del cual era conveniente zafarse a la brevedad posible. Pero, la necesidad ineludible de arrostrar la ira de El Chispa, tan gravemente ofendido, llenaba su alma de temor y vacilación.
s el poeta en su misión de hierro, Sobre el sucio pantano de la vida, Blanca flor que, del tallo desprendida, Arrastra por el suelo el huracán Un ángel que pecó en el firmamento, Y el Señor en su cólera le envía Para arrostrar sobre la tierra impía Largas horas de lágrimas y afán.