arruinar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para arruinar

demoler

Sinónimos

empobrecer

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para arruinar

Ejemplos ?
Manda que deliberes con los argivos como podrás salvar las naves y al pueblo aqueo; dice en son de amenaza que botará al mar sus corvos bajeles, de muchos bancos, al descubrirse la nueva aurora, y aconseja que los demás se embarquen y vuelvan a sus hogares, porque ya no conseguiréis arruinar la excelsa Ilión: el longividente Zeus extendió el brazo sobre ella, y sus hombres están llenos de confianza.
Pero no era bastante arruinar a los dos infelices niños: el obispo, que nunca cometía un crimen sin maquinar otro inmediatamente, hizo retirar, con el consentimiento de su amigo, estos niños de la oscura pensión donde eran educados y los colocó en casa de personas de su confianza, decidido a convertirlos pronto en víctimas de sus pérfidas voluptuosidades.
¿Qué podrán responder a esta objeción si les preguntamos por qué razón los dioses cuidaron de anunciar estos sucesos como felices, y ninguno de ellos atendió a corregirlos con sus amonestaciones, o recordar al mismo Sila las futuras desgracias públicas, si sabían que había de causar tantos males con sus horribles guerras civiles, las cuales no sólo habían de estragar, sino arruinar totalmente la República?
Además, estos dioses ¿quiénes son que pudieron adivinar estas cosas y no las pudieron estorbar, rindiéndose así a un solo hechicero y a un solo hechizo, en el que dicen fue muerto, despedazado, y con sacrílega ceremonia sepultado, un niño de un año, que permitieron se extendiese y creciese tanto tiempo una secta tan contraria suya; que venciese, no resistiendo, sino sufriendo y padeciendo tan horrendas crueldades de tantas y tan grandes persecuciones, y que Ilegáse a arruinar y destruir sus ídolos, templos, ceremonias y oráculos?
Si quieres condescender con mi deseo —y sería lo mejor— suspenderemos por hoy el combate y la pelea; y luego volverán a batallar hasta que logren arruinar a Ilión, ya que os place a las diosas destruir esta ciudad.
Pero cuando hubieron muerto los más valientes teucros, de los argivos, unos perecieron y otros se salvaron, la ciudad de Príamo fue destruida en el décimo año, y los argivos se embarcaron para regresar a su patria; Poseidón y Apolo decidieron arruinar el muro con la fuerza de los ríos que corren de los montes ideos al mar: el Reso, el Heptáporo, el Careso, el Rodio, el Gránico, el Esepo, el divino Escamandro y el Simois, en cuya ribera cayeron al polvo muchos cascos, escudos de boyuno cuero y la generación de los hombres semidioses.—Febo Apolo desvió el curso de los ríos y dirigió sus corrientes a la muralla por espacio de nueve días, y Zeus no cesó de llover para que más presto se sumergiese en el mar.
10 Mira que te he puesto en este día sobre gentes y sobre reinos, para arrancar y para destruir, y para arruinar y para derribar, y para edificar y para plantar.
CUANDO UN CIEGO CONDUCE A OTRO, AMBOS CAEN AL PRECIPICIO; EN CONSECUENCIA, LOS ADVENEDIZOS SALIDOS DE LAS FILAS DEL PUEBLO, AUNQUE SEAN UNOS GENIOS, NO PUEDEN COLOCARSE A LA CABEZA DE LAS MASAS SIN ARRUINAR LA NACION.
DE ESA FORMA, LAS NACIONES LUCHARAN POR SUS INTERESES PARTICULARES, SIN NOTAR EL ASECHO DEL ENEMIGO COMUN. MAS, PARA QUE LA LIBERTAD PUEDA DESAGREGAR Y ARRUINAR LA VIDA SOCIAL DE LOS GENTILES, ES PRECISO ESTABLECER LA ESPECULACION.
PROCEDIENDO ASI, TODOS LOS GENTILES SERAN LANZADOS A LAS FILAS DEL PROLETARIADO Y SE DOBLEGARAN ANTE NOSOTROS PARA PODER TENER EL DERECHO DE VIVIR. PARA ARRUINAR LA INDUSTRIA DE LOS GENTILES Y ACTIVAR LA ESPECULACION, FAVORECEREMOS EL AMOR AL LUJO.
Planeó y dibujó el fondo y las costillas de acuerdo con las novedades en deslizamiento des­cubiertas por los dirigibles y lanchas de carrera, y hasta pudo contar alguna vez con la ayuda de Ekdal, que llegó una mañana de paso con cinco cachorros de hurón diseminados por su traje blanco, y que fue una tarde ex profeso con su mochila de geólogo, a arruinar las grandes pie­dras de hierro mangánico que las chicas de Aureliana usaban para partir cocos.
Por lo que se refiere a los «montañeses» huidos al extranjero, basta observar que Ledru-Rollin, en vista de que había conseguido arruinar irremisiblemente en menos de dos semanas el potente partido a cuyo frente estaba, se creyó llamado a formar un gobierno francés in partibus; que a lo lejos, desgajada del campo de acción, su figura parecía ganar en talla a medida que bajaba el nivel de la revolución y las magnitudes oficiales de la Francia oficial iban haciéndose enanas; que pudo figurar como pretendiente republicano para 1852; que dirigía circulares periódicas a los valacos y a otros pueblos, en las que se amenazaba a los déspotas del continente con sus hazañas y a las de sus aliados.