asedio

(redireccionado de asedios)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con asedios: asedia
  • sustantivo

Sinónimos para asedio

cerco

acoso

Ejemplos ?
Los ingleses no tenían medios económicos como para oponerse a una guerra de asedios y poco a poco tuvieron que retroceder en todos los frentes por el ímpetu de los ejércitos franceses, hábilmente cohesionados y dirigidos, y experimentados por la guerra contra las compañías.
Por ello, buscando un final de la guerra más rápido que el que ofrecían los largos asedios de Sicilia, decidieron invadir las colonias africanas cartaginesas de África, con el objetivo de forzar un acuerdo de paz favorable a los intereses de Roma.
Sin embargo, una de las razones por las que la guerra llegó a un punto muerto en tierra fue precisamente que los navíos de guerra antiguos no eran efectivos a la hora de establecer asedios sobre los puertos enemigos.
Otro factor decisivo fue el desarrollo de maquinaria de asedio, como el ariete, que permitió el derribo de murallas y por tanto acabó con la necesidad de organizar largos asedios para tomar las ciudades.
El Sitio de Malta, en 1565, empero, fue fallido y además considerado como uno de los asedios más importantes de la historia militar y desde el punto de vista de los defensores, el más exitoso.
Así, al ser introducidos el cañón y el arcabuz tanto en los asedios como en las batallas a campo abierto, los ejércitos europeos tuvieron que abandonar gran parte de sus creencias con respecto al arte de la guerra y el simbolismo que sobre éste reposaba si no querían poner en riesgo sus campañas militares.
Visto inicialmente por la comunidad nacional e internacional como un reformista en potencia, esta expectativa cesó cuando al parecer ordenó una represión masiva y asedios militares contra manifestantes, lo que desencadenó la Guerra Civil Siria, descrita por algunos analistas como parte del movimiento de la "Primavera Árabe".
Las catapultas y las balistas, que también aparecen en la batalla inicial del filme, eran máquinas de guerra que los romanos no usarían en un combate en medio de un bosque, pues estaban reservadas para los asedios y casi nunca se emplearían en batallas campales.
Así, Cervantes, en su contar las penurias e inclemencias que sufre el soldado al ser blanco de tanta arcabucería, dice lo siguiente: Esa «diabólica invención», «maldita máquina» a la que alude Cervantes es el arcabuz, que junto a los cañones, formó parte indispensable de la artillería usada en los asedios y en las batallas a campo abierto, siendo estas últimas en las que demostró su preeminencia sobre la caballería y el arco al cosechar importantes victorias.
Entre los hechos de armas destacan la batalla del Bruch en 1808 y los tres asedios a que es sometida Gerona, defendida en el tercer sitio por sus habitantes bajo la dirección del general Álvarez de Castro, ayudado externamente por el capitán Juan Clarós y sus 2.500 hombres.
La expansión macedonia en la región de los Estrechos alarmó a los atenienses, que, conducidos por Demóstenes, declararon la guerra a Filipo (340 a. C.). Éste comenzó los asedios de Perinto (340 a. C.) y Bizancio (339 a.
Los asedios y los bloqueos eran las operaciones a gran escala más comunes, y los principales objetivos de esos bloqueos eran los puertos importantes, dado que ni Cartago ni Roma tenían ciudades en Sicilia y ambas necesitaban recibir continuos refuerzos y comunicaciones con sus lugares de origen.