asilar

(redireccionado de asilados)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con asilados: refugiados
  • verbo

Sinónimos para asilar

guarecer

Ejemplos ?
En el caso de huérfanos o expósitos que se hallen internados en alguna institución protectora de menores, y en general, de menores asilados en los hospitales, orfanatorios u otros establecimientos semejantes que no tengan representante legal o guardador, el consentimiento para la adopción deberá darlo el Director de la correspondiente casa de ayuda social o asistencial previo informe favorable de la Unidad Técnica de Adopciones del Ministerio de Bienestar Social, salvo que el menor sea adulto y se halle en uso de sus facultades físicas y mentales, en cuyo caso se requerirá su expreso consentimiento sin perjuicio de leyes especiales.
943 Discurso ante los asilados españoles Manuel Avila Camacho, 21 de Abril de 1943 Con sincero gusto asisto a este acto en el que se manifiesta elocuentemente esa gran fuerza histórica que ninguna desgracia, por injusta que sea podrá suprimir jamás: la voluntad española, genuina y libre.
Asciende a $355,000.00, aproximadamente, la suma invertida en mayo y julio, en el sostenimiento de las dependencias de la Beneficencia Pública. El promedio diario de asilados y enfermos en los meses de mayo y julio acusa 5,209 personas.
Los movimientos migratorios dentro del territorio nacional, en grandes números fueron los siguientes: se documentaron 18,270 trabajadores emigrantes para dirigirse a los Estados Unidos de Norteamérica; recibimos 1.061,000 turistas extranjeros; pasaron por territorio nacional 26,233 transmigrantes; y se internaron en México 14,864 visitantes, 116 asilados políticos, 2,586 estudiantes, 3.591 inmigrantes y 4,201 personas con permiso de cortesía.
Las consideraciones expuestas, bastan para justificar el hecho, de que México hubiese tomado bajo su protección a los republicanos españoles, residentes en Francia; ello habla de la alteza de principios humanitarios del Gobierno de la Revolución, que en cuanto a los asilados residentes en el territorio, se traduce en leal respeto a su vida y a su pensamiento, al extremo de haber levantado enérgica protesta contra el reciente atentado consumado en contra de uno de ellos.
Y al mismo tiempo que proclama la necesidad, de que una sanción enérgica vindique en lo posible el acto cometido, declara que es indispensable que los asilados en nuestro territorio y bajo nuestra bandera, actúen en consonancia con la noble conducta de nuestra patria, que les abrió sus puertas.
Entre nosotros, el derecho de asilo tiene una generosa y muy vieja tradición, recordemos que algunos de los próceres más ilustres de la Reforma fueron, en su tiempo, asilados políticos.
Cuando se asesinaba aquí a docenas de compatriotas todas las noches, cuando los jóvenes aparecían asesinados con un tiro en la sien, cuando los patios de los cuarteles se llenaban de cadáveres, cuando nuestras mujeres eran violadas, cuando los niños eran asesinados, cuando en las embajadas penetraban las hordas policíacas para asesinar a 10 asilados en unos minutos, no se hacían esas campañas contra Cuba, ni se levantaban allí los congresistas, salvo raras excepciones, a acusar a la dictadura.
En la Escuela Industrial de Huérfanos se han introducido varias reformas, entre ellas, la fundación de nuevos talleres que serán muy provechosos para todos los asilados de dicho establecimiento.
Luego del golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, al igual que otros integrantes de la Unidad Popular, sus militantes fueron perseguidos, asilados y exiliados, algunos encarcelados y torturados, otros desaparecidos y ejecutados.
Juegos de invierno Año 1964 Género: Drama. Los ancianos de un modesto asilo están consternados pues cada invierno muere uno de los asilados.
Fue diputado por el Partido Nacional Revolucionario al Congreso de la Unión en México representando a su estado natal, Yucatán, en la XXXVII Legislatura, en la que se hizo reconocer por su oratoria y por las causas que defendió, sobresaliendo muy particularmente su discurso de bienvenida a los españoles republicanos que debieron salir de su patria durante la guerra civil en 1937 y que llegaron a México, invitados y asilados por el gobierno del Presidente Lázaro Cárdenas del Río.