asustar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para asustar

horrorizar

Sinónimos

Sinónimos para asustar

atemorizar

Ejemplos ?
Pero no es España aficionada al "coco". Prefiere asustar con seres reales. En el Sur, el "toro" y la "reina mora" son las amenazas; en Castilla, la "loba" y la "gitana", y en el norte de Burgos se hace una maravillosa sustitución del "coco" por la "aurora".
Ya no se trata de amenazar, asustar o construir una escena, sino que se echa al niño dentro de ella, solo y sin armas, caballero indefenso contra la realidad de la madre.
Tratábase ahí, en efecto, de molestar a Lavalleja con el gravamen de obligaciones nuevas y perfectamente secundarias respecto a las militares que lo embargaban en la hora y de asustar y de aburrir al buen patriota Calleros que honorable por Honorable, lo era más que la “Sala”, a pesar de faltarle el título.
por ella, estoy seguro, el verla caer en mis brazos, exclamando que sólo lo sentía por mí; pero un minuto le bastó para dominar su emoción, y me dijo, con más aire de triunfo que de abatimiento. -Hay que soportar con valor las contrariedades, sin dejarnos asustar, hijo mío; hay que sostener el papel hasta el fin.
Lanzando una mirada a mi alrededor antes de dar una respuesta conveniente, vi que el ajuar de la familia estaba ya embalado y que su volumen no era para asustar.
La circunstancia de la baja, relativa, muy relativa, no nos debe ni asustar ni hacer perder la fe en nuestra capacidad y en nuestros recursos.
señora, la dije, ¿para qué quiere usted el retrato de un mozo feo y desgarbado como yo V— Por eso mismo, por lo feo, me contestó. Me hace falta para asustar á mis nietecitos que son unos diablos de travie- sos.
-La cifra de 3.000 millones a que se elevan los gastos no debe asustar a ningún patriota, si, libre de toda pasión, se fija en los despilfarros de los Gobiernos reaccionarios y en las atenciones que acarrea una revolución tan gloriosa como la nuestra.
-¿Quieres que pidamos a Tadeo hospitalidad por esta noche? -Ya se habrá dormido y si llamamos se va a asustar su madre. -Pues entonces, prosiguió Fermín, podemos quedarnos en los bancos de la sacristía hasta mañana.
Esto no más bastaba para asustar a los más hambrientos, y pudieron los a quienes hacía cuenta, cerrar los puertos de Europa a la carne argentina.
-Trotwood -me dijo míster Dick un día con cierto aire de misterio, y después de haberme hecho aquella confidencia-. ¿Quién es ese hombre que se oculta cerca de nuestra casa para asustarla? -¿Para asustar a mi tía? Míster Dick asintió.
Me refiero a que no me revestí de manto negro ni de largo crespón, para asustar a los pájaros, sino que me fui a pie, temprano, a Bloonderstone, y ya me encontraba en el cementerio cuando llegó el féretro, seguido únicamente de Peggotty y de su hermano.