atabal

(redireccionado de atabales)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para atabal

timbal

Sinónimos

tamboril

Sinónimos

Ejemplos ?
Según un informe realizado en 1577 sabemos qué actos se realizaban:: Luminarias en el castillo, campanarios de las iglesias y en la Sala de dicha ciudad, y que en el dicho castillo se disparen algunos tiros de artillería la víspera de la fiesta al medio día, al tiempo que se alzará el Estandarte de la ciudad, y el día de la fiesta al tiempo que la procesión salga y vuelva a la Iglesia de Santa Justa, y el mismo día en la tarde al tiempo que se llevará el Estandarte, y que en los dichos campanarios y Sala, la víspera de la fiesta por la noche se tiren cohetes, sonando las campanas y los ministriles en los campanarios de la catedral, y las trompetas en la Sala con los atabales de cobre.
La música occidental llevada por los españoles durante el renacimiento y el barroco, así como los instrumentos musicales necesarios para su interpretación: el violín, el laúd, el arpa, el clave, el clavicordio, el órgano (ya en 1530 los españoles llevaron a México un órgano, procedente de Sevilla), trompetas, atabales, sacabuches, el bajón, flautas, tambores, etc.
En ese escenario fue donde Ernesto Belloni desarrolló su personaje más conocido, " Che Copete ", inspirado en Rodrigo Atabales, quien en sus inicios tenía un acento argentino —de ahí su nombre Che — y cuya característica principal era su capacidad para embriagarse y comportarse de una forma indebida, por lo cual su "apellido" es Copete, modismo chileno usado para referirse a cualquier tipo de bebidas alcohólicas.
Arroyo Cano como todas las comunidades de provincia de San Juan, tienen como cultura la realización de la tradicional fiesta de palos o atabales las cuales son realizadas casi en todo el año en honor a distintos Santos religiosos.
Diz que dize por su dama al mundo como grossero: "para tí la quiero, noramala, compañero, ¡para tí la quiero!". Paso, paso sin temor que entra el mantenedor, pues toquen los atabales, ¡ea, diestros oficiales!
dixo el licenciado quando á sabiendas, el mozuelo, muy remilgado, y cariacontecido, dixo: que estaba entre dos aguas, y dos dedos de irse por ese mundo adelante, en justos, y en creyentes, que estaba cansado de traer los atabales acuestas.
Las silenciosas calles de Toledo resonaban noche y día con el marcial rumor de los atabales y los clarines, y ya en la morisca puerta de Visagra, ya en la de Valmardón o en la embocadura del antiguo puente de San Martín, no pasaba hora sin que se oyese el ronco grito de los centinelas anunciando la llegada de algún caballero que, precedido de su pendón señorial y seguido de jinetes y peones, venía a reunirse al grueso del ejército castellano.
La bella Zaida ocupó sus dorados miradores que el arte afiligranó, y con espejos y flores y damascos adornó. Añafiles y atabales, con militar armonía, hicieron salva y señales de mostrar su valentía los moros más principales.
Divino Basareo, no seré yo quien me entregue al exceso de la bebida, ni quien patentice lo que ocultas entre el verde follaje; pero aparta de mí los ruidosos atabales y la trompa de Berecinto, a quien acompañan siempre el ciego amor propio, el orgullo que yergue su cabeza vacía más de lo justo, y la indiscreción, transparente como el vidrio, que divulga todos los secretos.
Cabalga un potro normando como sufrido pujante, que obedece a los impulsos de dos largos acicates; y acostumbrado a la guerra, en que ha tiempo que le traen, mal le reprime el jinete al oír los atabales.
Así Beltrán de la Cueva le hablaba a este personaje, y el flamenco respondía con razones semejantes: Oyóse en esto el tumulto de pífanos y atabales, y vióse la polvareda que por el campo adelante envuelve a los que se acercan tras los pendones Reales, que acabados los torneos, a Madrid vuelven triunfantes.
Oyóse el rumor del pueblo que abajo se agita y pasa, y el capellán y Quiñones, haciendo venia a las damas, salieron hacia la iglesia donde doblan las campanas, porque es el día del Corpus y está la corte de gala. - VII - Al doble y revuelto son de campanas y atabales hierve y bulle un pueblo entero en plazas, rejas y calles.