Ejemplos ?
¡Oh poderosa fuerza deste que llaman dulce dios de la amargura (título que le ha dado la ociosidad y el descuido nuestro), y con qué veras nos avasallas, y cuán sin respecto nos tratas!
A san Antonio del Fondo i Oh I glorioso san Antonio que, en humilde callejón sin hacer ostentación avasallas al demonio, sigue dando testimonio de tu fK)der infinito, y alcanza de Dios bendito, como celeste laurel, gracias para todo aquel que á ti las pida contrito.
¿Quién ha de romper tus lazos? Enamoras, avasallas Y un día de tus abrazos Rinde más que cien batallas. ¡Deja tu delirio ciego...!