aventajar

(redireccionado de aventajaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para aventajar

anteponer

exceder

Antónimos

Ejemplos ?
Sin embargo, no parece que entre los griegos este ramo hubiese adelantado con proporción a los otros en que tanto aventajaron a los demás países, como resulta claramente de un pasaje de Estrabón.
En la Ligue 1, les dogues sumaron 76 puntos y aventajaron en 8 al segundo clasificado, el Olympique de Marsella; mientras que en la Copa, vencieron por 0-1 al París Saint-Germain con un gol de Ludovic Obraniak en el minuto 88.
Después de presenciar con mucho realismo e inmediación los destrozos de la cruenta violencia reactivada con la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, desplazado se trasladó, con todo el grupo familiar, al municipio de El Espinal (Tolima), donde asumió un nuevo protagonismo: ingresó al Ejército Nacional como soldado regular. Sus experiencias pretéritas lo aventajaron en las filas y pronto fue ascendido a Cabo Segundo.
La semana siguiente se jugó en duelo entre ambos en Nervión, donde los andaluces batieron a los madrileños por 3-2, y los aventajaron en cuatro puntos.
De la dedicación de Mateo Cerezo a los bodegones se tenía noticia por Antonio Palomino, quien ensalzaba sus bodegoncillos pintados «con tan superior excelencia, que ningunos le aventajaron, si es que le igualaron algunos; aunque sean los de Andrés de Leito, que en esta Corte los hizo excelentes».
Para ellas esta fue una guerra de mujeres en la que aventajaron a los hombres en términos de coraje, pues ellas salieron primeramente a las calles.
La Divizia A de 1976 fue conseguida autoritariamente por sus rivales del Steaua, que aventajaron en seis puntos al Dinamo, subcampeón.
El joven ciclista bejarano, Lale Cubino, no sólo logró aguantar durante la etapa, sino que en línea de meta junto con Arroyo, Fuerte y Parra, aventajaron a Millar en medio minuto, y a Kelly y Dietzen en casi un minuto.
Ambos aventajaron en 3,5 puntos a sus inmediatos seguidores, pero Lasker perdió con Rubinstein un final de torres que hoy en día es clásico y su rival se convirtió en el principal aspirante al título mundial.
Por otro lado, Antonio Palomino lo elogió indirectamente en la biografía que dedicó a Mateo Cerezo, donde decía de sus bodegones «que ningunos le aventajaron, si es que le igualaron algunos; aunque sean los de Andrés de Leito, que en esta Corte los hizo excelentes».
La serie se traslada a Puebla; hay primero gana diablos 7-5 con gran pitcheo de Bojorquez; en el quinto juego los pericos se lo llevan 5-4; finalmente los diablos sacaban el quinto 8-5; el último juego el sexto de la serie que retorno a México, los pericos aventajaron 2-0 en la segunda...
Gamarra, nuestro primer motinis- ta de cuartel, se educó en' la escuela de Aznapuquío. Gamarra tuvo discípulos que lo aventajaron.
Descansaba en la Corte el Marqués, separado del estruendo de las armas, y aun parece que de su afición: habiendo visto sucederse en el mando de aquella complicada guerra otras Capitanes, que no le igualaron en la ciencia militar, ni le aventajaron tampoco en la fortuna.
Esta máxima siguieron los mártires, quienes se aventajaron y excedieron a los Escévolas, a los Curcios y Decios, no sólo en, la verdadera virtud (por lo que en efecto les hicieron ventaja en la verdadera religión), sino también en la innumerable multitud, no tomando por si mismos las penas y tormentos, sino sufriendo con paciencia los que otros les daban.
En efecto Góngora mostró este empeño solo en la versificación de arte mayor, como en el poema de Las Soledades y en su; pues quando quiso seguir el camino derecho, fácil, y natural de la dicción castellana, manifestó que podía ser comparado con los mas célebres Poetas, y que pocos le aventajaron en el primor y delicadeza de los donayres picantes y salados con que supo sazonar los asuntos de sus romances y letrillas.
I Casticisimo es en nuestras letras castizas el teatro, y en éste el de Calderón, porque si otros de nuestros dramaturgos le aventajaron en sondas cualidades, él es quien mejor encarna el espíritu local transitorio de la España castellana castiza y de su eco prolongado por los siglos posteriores, más bien que la humanidad eterna de su casta; es un « símbolo de raza (1) ».
Todos estos, que llamaron los siete sabios, fueron esclarecidos y famosos, después de los poetas teólogos, porque se aventajaron a los demás hombres en cierto modo y género de vivir virtuosa y loablemente; porque compendiaron algunos preceptos tocantes a las costumbres, bajo la forma de adagios o sentencias breves, aunque no dejaron, en cuanto a la literatura, escrita obra alguna, a excepción de lo que dicen, que Solón dejó escritas algunas leyes a los atenienses; pero Thales, que fue físico, dejó varios libros de sus dogmas.