azteca


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para azteca

mejicano

Sinónimos

Ejemplos ?
Así como la irrupción del imperio Azteca y su ideología, en las que retoma las formas toltecas pero le da una orientación eminentemente místico-guerrera-material; la caída del recuerdo de la norma desgastada de Quetzalcóatl y el ascenso de Huitzilopochtli como símbolo de la materia, el sacrificio humano y la guerra.
CUITLÁHUAC Era estrella y era azteca, pero nadie lo escuchó entre la inundación de canales, mientras se contagiaba de viruela: ?No metas en tu casa a quien te secará la mente? porque aún no había televisión.
Yo iba a desembarcar en aquella playa sa-grada, siguiendo los impulsos de una vida errante, y al perderme, quizá para siempre, en la vastedad del viejo Imperio Azteca, sentía levantarse en mi alma de aventurero, de hidalgo y de cristiano, el rumor augusto de la Historia.
Ya habías escrito una estrofa musical y perversa destinada probablemente a una de tus víctimas; según me dijiste ya habías girado tres cheques para atender los pagos de la semana; llamado al teléfono para darle órdenes al arquitecto de Villa Helena; comenzado en el laboratorio un ensayo del mineral de Río Moro; ya habías leído diez páginas de una monografía sobre la raza azteca, y mientras ensillaban el más fogoso de los caballos, te entretenías en estudiar el plano de una batalla.
Garcilaso nos ha transmitido algunas muestras de ella que justifican esta creencia. Y no sólo fué tal la índole de la poesía lírica entre los bardos del Perú, sino entre los del imperio azteca.
Su disciplina fundamental sería el cultivo del ayuno y la voluntad, eso que ya se sabía, cultivaba aquel pueblo familiar hacía poco recién llegado y que se decía AZTECA-MESHICA-TENOCHCA.
Allí aprenderían poemas y canciones; y bailarían y jugarían y dirían adivinanzas; o los abuelos, los HUEHUETZIN, les dirían muchos consejos para comportarse noblemente como estos que un padre AZTECA le daba a su hija: -"Aquí estás, hijita mía.
Para el mundo AZTECA las mujeres cumplían una maravillosa misión: la de ser escudo y fortaleza de los hombres porque ellas eran como la tierra CHIMALMA, la que escuda; COATLICUE, la de abundantes cordilleras que parecen faldas de serpientes: TONANTZIN-NONANTZIN, tu-nuestra reverenda madrecita-padrecito.
Ahí estaba el CUICACALLI, la casa de la danza y el canto; allí estaba el lugar donde se florecía con poemas y cortesías: XOCHICALCO; allí estaban los cimientos, los fundamentos, de la pujanza que iba a alcanzar nuestra primera urbe, en su primer vestuario, el AZTECA.
Y ahí en sus recuerdos parecía emerger ACAMAPICHTLI, el que unificó las ramas dispersas con su puño bondadoso y férreo a la vez, ACAMAPICHTLI había sido el primero de los TLATOANIS elegidos por el consejo de quiénes habían fundado TENOCHTITLAN, el uniría el pasado TOLTECA con el presente AZTECA.
Financiera del Noroeste, S.A., corrió el mismo destino que el Banco de las Artes Gráficas, S.A., y no quisiera cansar a esta Asamblea con una narración interminable, seguirían Financiera Azteca, S.A., Financiera de Yucatán, .S.A, Banco Regional de Occidente, S.A.
KEEN, Benjamín, La Imagen Azteca, Fondo de Cultura Económica, México, 1984 KINGSBOROUGH, Lord, Antigüedades de México, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, México, 1968.