bajar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para bajar

descender

Sinónimos

Antónimos

abaratar

Antónimos

arriar

Sinónimos

humillar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para bajar

Ejemplos ?
Tal cosa quita el dolor de los ojos; tal cosa hace bajar la inflación de los párpados; tal cosa quita el fuego repentino de la inflamación; tal cosa afina la vista: conviene que prepares estos remedios y elijas el momento y señales a cada uno la medida.
Eran cadencias de gozo, la risa fresca del villancico, que huele a tomillo de monte, entremezclada con un alboroto de gorjeos de pájaros, y los pastores empezaron a bajar de la montaña, cantando su tonadilla, llevando corderos, cestillos de frutas, tocando zampoñas, empujándose para llegar más presto.
El Sílex volvió a Posadas, llevando con él al mensú, empapado aún. Pero a los diez minutos de bajar a tierra estaba ya borracho con nueva contrata y se encaminaba tambaleando a comprar extractos.
En seguida lo supimos, teniendo de mi parte que librar una verdadera batalla contra mamá y mi mujer para no bajar a Buenos Aires a darme inyecciones.
—Cállate, por favor... —¡Es que ahora acaba de bajar una pierna del diván! Sentí que la piel de la espalda se me erizaba, y miré: Con lentitud de fiera y los ojos clavados en nosotros, Wyoming se incorporaba del diván.
Como no había modo de que sus manos subieran hasta su cabeza, decidió bajar la cabeza hasta las manos, y descubrió con entusiasmo que su cuello se doblaba con mucha facilidad en cualquier dirección, como una serpiente.
¡Has matado al venadito, maldito! — Cuando la luna se ocultó nuevamente entre las nubes, se vio bajar del oscurecido cielo una inmensa cantidad de ojos muy rojos.
Rompió en sollozos la gente Y humillada y temerosa Dobló la faz vergonzosa Con la tierra hasta tocar; Y entendiendo don Garcia Todo el valor de su duelo, Los ojos puso en el cielo Gimió... y los tornó á bajar.
¡Cuidado con la cabeza!» Aquí se oyó una fuerte caída. «Vaya, ¿quién ha sido?... Creo que ha sido Bill... ¿Quién va a bajar por la chimenea?... ¿Yo? Nanay.
Allí tienen su casa los hijos de la oscura Noche, Hipnos y Tánato, terribles dioses; nunca el radiante Helios les alumbra con sus rayos al subir al cielo ni al bajar del cielo.
Aquello que ves allá es la Luna, y lo que se puso era el Sol. Mañana por la mañana volverá, y seguramente te enseñará a bajar corriendo hasta el foso de la muralla.
- ¡Y justo cuando elijo el árbol más alto del bosque - continuó la Paloma, levantando la voz en un chillido-, y justo cuando me creía por fin libre de ellas, tienen que empezar a bajar culebreando desde el cielo!