balanza


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con balanza: balanza de pagos
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para balanza

báscula

Sinónimos

Sinónimos para balanza

báscula

Libra

Sinónimos

Ejemplos ?
La diferencia entre las importaciones y las exportaciones de mercancías y servicios fue de casi 25 mil millones de dólares en 1992; 23 mil millones en 1993 y se calcula cercana a 28 mil millones en 1994. Esta diferencia es lo que se conoce como el saldo en la cuenta corriente de la balanza de pagos.
Mientras en el sexenio las exportaciones aumentaron en 32%, las importaciones subieron sólo en 9.8%, lo que redujo el saldo de la balanza comercial de $ 5.242.000,000.00 a que ascendía en 1958, a $ 3.797.000,000 .00 en 1963; para este año el saldo se estima en $ 1.842.000,000.00.
bueno, hoy está cerca de seis pesos; las tasas de interés, pues, llegaron a estar al 100 por ciento, hoy están alrededor de la mitad; pudimos corregir prácticamente en un trimestre al antecedente inmediato de esta crisis que era un brutal desequilibrio en la cuenta corriente de la balanza de pagos, hoy ya tenemos un saldo superavitario en la balanza comercial, cuando estábamos teniendo un déficit enorme.
--- Yacen, sí, con la inútil esperanza de la fe y la razón de su inocencia; mas, ¡ay!, de la justicia en la balanza poco pesa por cierto la conciencia.
exportaciones no petroleras. A continuación, como parte del diagnóstico, Zedillo se refiere a la balanza de pagos y el flujo de capitales del exterior.
La balanza de pagos de México ha mostrado una mejoría con un superávit comercial sin precedentes debido al resurgimiento de las exportaciones motivado por la baja en los costos.
Esta disparidad en los precios interiores respecto de los exteriores tendía a provocar, y lo produjo, un desequilibrio en nuestra balanza, pues el valor total de las exportaciones disminuía y en cambio había motivos para que aumentaran en forma inusitada las importaciones, siendo la consecuencia inevitable que esta disparidad repercutiese en la Reserva Monetaria, la cual ganó cuando los precios internacionales fueron altos o inferiores los nuestros, pero empezó a perder al producirse el fenómeno contrario, en virtud de que hubo que liquidar con oro los saldos desfavorables de nuestra balanza.
Las ideas rectoras de su política en esta materia, sus posibilidades inmediatas de aplicación y sus realizaciones concretas, que se manifiestan en la planeación tendiente a conseguir, por encima del crecimiento de la población, el aumento y la justa distribución del ingreso nacional, la integración económica, merced a un desenvolvimiento equilibrado en el que se utilicen juiciosamente todos nuestros recursos productivos; la coordinación, ajustada a nuestra capacidad real, de la inversión pública y privada y las certeras medidas para fortalecer el valor de nuestra moneda equilibrando el presupuesto del sector público, impulsando la exportación, restringiendo las importaciones y apoyando toda actividad de mejoría de nuestra balanza comercial...
Una vez que estalla la crisis, una vez que se nos viene encima la crisis de balanza de pagos, la salida masiva de capitales del exterior que habían venido a México y que se retiran del país: que hay la devaluación, que hay una astringencia inevitable de crédito en el corto plazo en la economía, entonces hay que tener un programa de ajuste, pero los costos vienen de la crisis, de los factores que causaron en primer lugar la crisis, no del Programa de Ajuste.
Ante el desequilibrio de nuestra balanza y la imprescindible necesidad de fortalecer nuestra moneda en relación con el cambio exterior, el Gobierno tuvo que optar por alguna de las cuatro medidas siguientes: a) Provocar la baja de los precios interiores.
En el Virreinato del Río de la Plata, debido al sistema comercial restrictivo las provincias del norte y oeste argentino, no aptas para la agricultura ni la ganadería, desarrollaron algunas industrias como la talabartería y la fabricación de paños y ponchos, de modo que frente al puerto de Buenos Aires no era desfavorable su balanza comercial.
La libertad de comercio las iba a perjudicar porque el artículo fabricado por ellos no iba a encontrar mercado ante la competencia de artículos similares, mejores y más baratos, venidos de Europa; mientras tanto deberían seguir comprando artículos como yerba del Paraguay, ganados de la Mesopotamia, etc.; su balanza comercial sería perjudicada.