basquiña


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para basquiña

falda

Sinónimos

Ejemplos ?
El vestido está pintado en gris plateado. La basquiña va armada con el guardainfante; en la mano izquierda lleva unas rosas rojas.
Era el exterior adorno del justillo y la basquiña azul y plata que, ya que algún color se permita a la hermosura del cielo, pareció cosa precisa que, habiéndose de vestir, del mismo cielo se vista.
El padre creyó que debía ser la Cenicienta; mandó traer una hacha y derribó el árbol, pero no había nadie en él, y cuando llegaron a la casa, estaba la Cenicienta sentada en el hogar, como la noche anterior, pues había saltado por el otro lado el árbol y fue corriendo al sepulcro de su madre, donde dejó al pájaro sus hermosos vestidos y tomó su basquiña gris.
La pobre de la muger tenía una ropa ceñida casi como la de su marido: fue muger de gran memoria, pues se acordó por donde se avía de poner la basquiña.
mire usted... le han agujereado la basquiña! -Yo no se lo hubiera contado a usted, nunca, señor Capitán, por miedo de irritarlo -expuso la joven entre modesta y burlona, o sea bajando los ojos y sonriendo con mayor gracia que antes-.
El anciano creyó que debía ser la Cenicienta; trajeron una piqueta y un martillo para derribar el palomar, pero no había nadie dentro, y cuando llegaron a la casa de la Cenicienta, la encontraron sentada en el hogar con sus sucios vestidos y un turbio candil ardía en la chimenea, pues la Cenicienta había entrado y salido muy ligera en el palomar y corrido hacia el sepulcro de su madre, donde se quitó los hermosos vestidos que se llevó el pájaro y después se fue a sentar con su basquiña gris a la cocina.
azuzando a las hembras de medio pelo, veíanse varias damas de basquiña, con soplillo (abanico) de filigrana, chapín con virillas de perlas, y falda de gorgorán verde marino con ahuecados o faldellín de campana.
Enrique Fernández Ledezma. De tu magnífico traje Recogeré la basquiña Cuando te llegues, o niña, Al estribo del carruaje. Esperando para el viaje la tarde tiene desmayos Y de sus últimos rayos La luz mortecina ondea En la lujosa librea De los corteses lacayos.
Nadie la veía ni en paseos, ni en teatros, ni en toros, ni en verbenas y veladas. Iba sólo a las iglesias, humildemente vestida con basquiña y negro manto de beata.
No queremos que esté ese pedazo de ganso sentada a nuestro lado, que gane el pan que coma, váyase a la cocina con la criada. -La quitaron sus vestidos buenos, la pusieron una basquiña remendada y vieja y la dieron unos zuecos.
Tal vez a solas mirando de su mansión los cerrojos, las horas pasó soñando, y se encontró, despertando, con lágrimas en los ojos. Tal vez desde una ventana al ver la inmensa campiña donde cruza una aldeana, trocar su sayal de lana quiso por una basquiña.
-Y tanto que vueseñoría la ferió una basquiña de filipichín y un refajo redondo, y quedé yo más en vergüenza que los moros de Granada.