beodo


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con beodo: Beowulf, galante, beato
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para beodo

borracho

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para beodo

Ejemplos ?
El abad, que es desvivido por complacer, se separó del grupo, yéndose en busca del beodo, hacia el santuario, en la dirección donde se habían desvanecido los últimos ecos de la canción entre devota y folclórica San Benitiño...
Sobre la embriaguez, la ira y la locura La ira, la embriaguez y la locura corren parejas: más las dos primeras voluntarias son siempre y pasajeras, y la tercera, involuntaria, dura: si a todos ves portarse de igual modo, merézcante, por causa diferente, tierna piedad el infeliz demente, y desprecio el airado y el beodo.
Huya el demonio perverso, huya el demonio beodo que incendia en mal al universo; desaparezcan las furias que con sangre de los ejércitos empurpuraron las centurias; que no más rujan los tigres marciales sino de alegría, y que a la paz se alce un templo como aquel que dando un ejemplo insigne Augusto romano ordenara elevar un día.
No se veía un alma ni llegaba al oído el más leve rumor, quitando el menudo de la lluvia. Al asomarme a la ventana del carruaje avisté a Drebber, que, hecho un lío, se hallaba entregado al sueño del beodo.
del moribundo fue su arrullo: por eso siente el corazón beodo débil latir y su energía brava, que en el vacío del placer se abisma: reina del mundo y de su orgullo esclava negó el Olimpo y se adoró a si misma.
Lord Arthur parecía no ver ni oír absolutamente nada, La noche era muy fría y los mecheros de gas alrede­dor de la plaza centelleaban, vacilantes, baja los latigazos del viento; pero él sentía en sus manos un calor febril y las sienes le ardían como brasas. Andaba zigzagueando por la acera, como un beodo.
El proyecto fue rechazado por las Cortes donde fue tachado de antipatriótico, y el ministro Maura llegó a ser calificado de filibustero, beodo y energúmeno.
Un precedente del Cisma tuvo lugar en el año 857 cuando el emperador bizantino Miguel III, llamado el beodo, y su ministro Bardas, expulsaron de su sede de Constantinopla a San Ignacio, que reprendía sus crápulas.
Después de acceder al trono tras intrigas palaciegas y disputas familiares, se convirtió en el primer sultán carente de interés por lo militar y condescendiente en abandonar el poder a sus ministros, a condición de que lo dejaran libre en sus orgías y libertinajes. Por lo tanto, fue conocido como Selim «el Borracho» o Selim «el Beodo».
Nivel léxico Extranjerismos: doping (consumo de drogas). Cultismos: beodo (borracho). Tecnicismos y jergalismos: comercial (vendedor), caballo (heroína).
A los causantes únicos de la guerra; a los que siempre en toda su existencia, sólo pudieron vivir sembrando, cultivando y llevando a todas partes la guerra con el dogma y con la espada y la cruz; al Vaticano: “inmenso buzón de crímenes” bendecidos por el pontífice, representante del dios de los ejércitos, del dios de las venganzas; del dios de las iras; del dios que necesita el sacrificio de sus hijos; para con su sangre darse por satisfecho de las ofensas; y ese dios, embotado en la concupiscencia, beodo...
Epitalamio de las bodas de una viejísima viuda... y un beodo soldadísimo, es una silva satírica en 319 versos (Sevilla, 1625). De tono moralizante son sus Lecciones naturales contra el común descuido de la vida (Antequera, 1629).