blandir


También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para blandir

blandear

Sinónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para blandir

esgrimir

Sinónimos

Ejemplos ?
28 Saeta no le hace huir; Las piedras de honda se le tornan aristas. 29 Tiene toda arma por hojarascas, Y del blandir de la pica se burla.
uando la griega juventud volaba al campo de la gloria, y al macedón guerrero arrebataba el sangriento laurel de la victoria: ¿quién a blandir la fulminante lanza robusteció su brazo?
Sin necesidad de blandir el látigo, hizo la Mayorazga tomar a su yegua animado trote, mientras el rocín de Amaro, rijoso y emberrenchinado como una fiera, galopaba delante, a trancos desiguales y furibundos.
¡Cuando pude matar el matiz, y, convertido en zapador de lo probable, apostarme ante todos los tabiques, a blandir a dos manos el número 1, aunque cayese el golpe sobre la propia sombra de tal arma!
36 Anales de Volusio, cagado pliego, su voto cumplid por mi chica, pues a la santa Venus y a Deseo votó, si a ella restituido le fuera yo y dejaba de blandir bravos yambos, que los más selectos escritos del peor de los poetas al dios de tardo pie daría para que unos infelices leños los chamuscaran.
Es el Betis; ved del Tercer Fernando alzarse airada la augusta sombra; su divina frente mostrar Gonzalo en la imperial Granada; blandir el Cid su centelleante espada, y allá sobre los altos Pirineos, del hijo de Jimena animarse los miembros giganteos.
Fue a vengarle Polidamante, hábil en blandir la lanza, e hirió en el hombro derecho a Protoenor, hijo de Areilico: la impetuosa lanza atravesó el hombro, y el guerrero, cayendo en el polvo, cogió el suelo con sus manos.
A los troyanos mandábalos el gran Héctor Priámida, de tremolante casco. Con él se armaban las tropas más copiosas y valientes que ardían en deseos de blandir las lanzas.
Dijo, y Patroclo vistió la armadura de luciente bronce: púsose en las piernas elegantes grebas, ajustadas con broches de plata; protegió su pecho con la coraza labrada, refulgente, del Eácida, de pies ligeros; colgó del hombro una espada, guarnecida de argénteos clavos; embrazó el grande y fuerte escudo; cubrió la cabeza con un hermoso casco, cuyo terrible penacho, de crines de caballo, ondeaba en la cimera, y asió dos lanzas fuertes que su mano pudiera blandir.
Podía darlo el mago de barato y ahorrar a los guerreros la parada; pero gustaba el pasatiempo grato de enristrar lanza o de blandir espada; como se ve que al cauteloso gato jugar con el ratón tal vez agrada; y ya cuando le enfada, en la gatera hincarle el diente al fin y hacer que muera.
Discurriendo entre sí, Marfisa piensa: «Fortuna fue que se estuviese a un lado, que hubiera sido dura mi defensa si hubiese con los nueve otros luchado; viendo que ataca solo y cada ofensa me pone en gran trabajo y gran cuidado.» Marfisa dice así; mientras que airada no ceja de blandir nunca la espada.
Qué mucho que a Marfisa el hecho asombre de ver blandir tan bien a un mozo espada, o al otro descubrir que no era un hombre, visto el cabello, aquella que iba armada.