blasfemar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para blasfemar

renegar

Sinónimos

Sinónimos para blasfemar

Ejemplos ?
Frecuentemente recorría todas las sinagogas y a fuerza de castigos les obligaba a blasfemar y, rebosando furor contra ellos, los perseguía hasta en las ciudades extranjeras.
En verdad te digo que nadie de tu generación me conoce. Cuando sus discípulos escucharon esto comenzaron a irritarse y enfadarse y a blasfemar contra El en su interior.
-Pero yo le perdono, míster Copperfield -dijo Uriah, haciendo de su clemencia un paralelo impío, que me parecería blasfemar el repetirlo-; yo perdono a todo el mundo.
En otros tiempos los sublimes vates, del estro divinal arrebatados, dioses y héroes cantaban, en combates estupendos mezclados, cuyo espantoso estruendo hasta el trono de Jove estremecía; o bien, de audacia llenos, impetuoso, raudo vuelo rompiendo, a las etéreas esplendentes salas con ellos se encumbraban, y su canto con el canto de Apolo competía; o, depuestas las galas del divino festín, a la sombría mansión bajaban del eterno llanto y el blasfemar eterno del precito; y ¡oh portento inaudito!
Las deidades de Olimpo, los sagrados númenes del Parnaso, dejaron sus cantares regalados; alígero el Pegaso abandonó su fuente, y las estrellas y el astro luminoso del día presuroso dejaron despertar sus luces bellas. ¡Tú blasfemar del ser Omnípotente!
Le oía dar suspiros de desesperación, blasfemar y rezar a un tiempo; luego permanecía inmóvil, conteniendo la respiración, contemplando la fusión de los metales en el alambique.
Y en el espasmo súbito que al vuelo De la colgante y columpiada soga Muere y crispa las carnes del chicuelo-, Claudia, gime, se increpa, se desfoga, Y a pezones erguidos mira el cielo, Y aun osa blasfemar, porque se ahoga.
Cuando estaba borracho -cosa que no ocurría muy frecuentemente- se le veía blasfemar e insultar a un desconocido- No se sabía de dónde había venido cuando llegó al pueblo.
Y dicho esto, le guió a través de salones y estancias que mi abuelo conocía muy bien, hasta llegar al viejo salón de roble; había en él ese mismo cantar, canciones profanas, escanciar vino, blasfemar y contar obscenidades que siempre había habido en el castillo de Redgauntlet en sus mejores tiempos.
La cinta muestra todas las características que debe reunir una persona para determinar que está poseída: hablar un idioma que desconozca, odiar los símbolos sagrados cristianos, blasfemar, practicar la telequinesis y demostrar una fuerza superior a sus capacidades físicas.
En 2002 dirigió a Sergio Castellitto en la película L'ora di religione (que en español se tituló La sonrisa de mi madre), con la que ganó el premio Nastro d'Argento al mejor director. Se narra la historia de la canonización de una madre mártir, muerta por suplicar a uno de sus hijos que cesara de blasfemar.
En una ceremonia en honor a Dagón, falso dios filisteo, en la que Sansón iba a ser el "invitado de honor" para demostrarle que Dagón era un verdadero dios, no como el Dios de Israel, implora al Señor por su fuerza sobrenatural, para poder ofrecer en sacrificio su vida y la de los paganos filisteos que osan blasfemar su Santo Nombre.