bochornoso

(redireccionado de bochornosa)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para bochornoso

vergonzoso

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para bochornoso

Ejemplos ?
Pero para las niñas pequeñas, es un cantar sin parar." New York Times dijo que "un puñado de canciones cómo éstas habrían sido suficientes para ayudar a madurar su imagen, y sin embargo "Identified" es mucho más interesado e inesperado." Blender le dio tres estrellas de cinco, y dijo que "su voz se hizo para rasgar, y cuando se deja ir por un poco, la timidez se convierte bochornosa y es una prueba que ella podría tener una vida después de la secundaria." Variety dijo que Identified "muestra que la veterana de High School Musical está definitivamente lista para graduarse.
Sin embargo, sentíamos que, dentro de la red bochornosa en que se ha convertido a la historia de los gobiernos nazifascistas, México podría verse envuelto, contra su voluntad, el día menos pensado.
Pareciera que la neblina bochornosa de esa mañana se esfumara en convulsiones tanáticas y dejara latente el pánico reprimido de las multitudes que caminan, como sin saber a dónde, llevando egoístas sus propios intereses endeudados y nada más, aislándose en su terror a perderse en la nada.
Yo veo mi poder reflexivo, mis facultades intuitivas, mi juicio y mi experiencia, muy superiores a los medios de instrucción sólida de que dispongo, para aprovechar en la sociedad esas facultades. Si no fuera español, sino francés, inglés, alemán, no tendría que lamentar tan bochornosa deficiencia.
Yo he sido legisladora como ustedes, me ha tocado perder muchísimas votaciones, votaciones terribles para el país como aquella que perdimos de los superpoderes de Cavallo, como la que perdí de la primera reforma laboral de Erman González, como la otra que perdí que fue la segunda reforma laboral, un poco más bochornosa, la de la BANELCO, esa también la perdí; perdí también la votación de la ley que derogó el delito de subversión económica y que permitió que ninguno de los que se habían robado el país tuviera ni siquiera una citación de la Justicia, pero nunca, nunca que perdí una votación fui a ver a un juez o a demandar a la Justicia para que la Justicia me diera los votos que yo no pude conseguir en este recinto.
Bien haya el estío Con su tranquila y bochornosa calma, Que roba al corazón su ardiente brío Y en blanda inercia nos aduerme el alma Ya de ese insomnio presa, Me faltan voluntad y pensamiento, Y hasta mi cuerpo sin valor me pesa, Y el son me cansa de mi propio aliento.
Y consiguen al fin, con sus solas afirmaciones, -victoria bochornosa sobre la justicia,- una orden de prisión contra este ladrón, acusado de haber despojado a un pobre trabajador; y lo traen, sin que nunca haya sido siquiera interrogado por autoridad alguna, preso, como criminal, bajo las miradas de las poblaciones, por donde pasa, con su comitiva de policianos, infligiendo así a un inocente, un tormento moral inmenso, un perjuicio incalculable a su crédito, a su reputación, y el buitre asqueroso se encarniza en su víctima, renovando cada día sus tormentos.
El pueblo de la República tuvo el presentimiento de los males que iban a desencadenarse sobre el organismo nacional a causa de esta bochornosa imposición de un candidato inepto, mal inclinado e ignorante, y de un extremo a otro del territorio, los hombres libres se pusieron de pie para resistir tamaña vergüenza.
Nada extraño sería, pues, que en el momento menos pensado los argentinos celebraran una paz bochornosa o que obligados a salir al campo de batalla, recibieran una lección más desastrosa que la sufrida por nosotros en 1879.
La bochornosa historia de la revolución inicia con el conteo oficial de las bajas militares, conteo que excluye las bajas civiles y militares de la Isla Clipperton.
La Junta Superior Gubernativa presidida por Agustín Eyzaguirre había abandonado Talca un par de días antes con rumbo a la capital, llevando para su escolta la mayor parte de las fuerzas de la plaza. Producto de esta bochornosa situación cayó la Junta y asumió como Director Supremo Francisco de la Lastra.
En todas se involucra un piano en la musicalización y la letra relata una historia diferente en cada una, con distintos escenarios y personajes: «Sailor Song» tiene un estribillo con insultos; «Daniel Cowman» es sombría y habla de la «complejidad de las emociones»; «Mary Ann» fue descrita como «bochornosa», «Lacrimosa» como «vivacidad solemne» y «Poor Little Rich Boy» como una canción completa, que involucra palabras, sonidos y sentimientos como elementos que «fluctúan a una velocidad dramática».