boga


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con boga: RAE
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • nombre
  • locución

Sinónimos para boga

prosperidad

bogadura

Sinónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para boga

Ejemplos ?
Lo que sí debe aprender es el arte de tener siempre razón, es decir, la esgrima, porque andan muy en boga los desafíos de algún tiempo a esta parte; de suerte que ya en el día es una vergüenza no haber estropeado a algún amigo en el campo del honor.
-Este cuento localizado en Antioquia y muy en boga hace sesenta años entre las gentes del pueblo, no es otra cosa que una variante de "El Romance del Cura", recogido por Rodríguez Marín no hace muchos años.
«La boga larga que practicáis -les dijo-, demostrativa de una grande flexibilidad de cintura y de riñones sanos y recios, es una boga ideal.
Éste, que parecía resignadísimo a no paladear más goce que el no exento de amargura que su intimidad con la Niña le proporcionaba, no había día en que no pasase, al dirigirse al taller, por su reja para en ella dejar a su paso un misterioso suspiro; en que a la salida del trabajo no cambiase en la ventana de la Niña algunas frases con ésta, y en que llegada que era la noche, no echara el ancla casi a diario en su bahía durante algunas horas, distrayéndola con sus donosos decires o cantándole los tangos más en boga a los sones de la por él bien tañida vihuela.
Y esto último lo dijo el Niño dirigiéndose al tabernero, que, cruzado de brazos en la puerta de su taberna, había presenciado, canturreando irónicamente uno de los tangos más en boga a la sazón, la casi mortificante derrota de aquél, uno de los más acreditados por aquel entonces catedráticos en lances de amor y bizarría.
ntonio el Moreno se dirigió a la mesa junto a la cual estaba el Pelirrojo, y sentándose junto a éste, no sin antes golpearle afectuosamente con una mano en el hombro, exclamó, dirigiéndose al mozo de «Los Leones», que, reclinado contra una de las cuarterolas y con los brazos cruzados sobre el pecho, entreteníase en silbar uno de los tangos más en boga: -A ver, tú, Isidoro, café pa mí y unas copas de veneno pa la compaña.
¿De qué sirve que el tiempo perdamos, nombres ya olvidados repitiendo, y que alcanzaron entonces boga por riqueza y sangre, mas que hoy ya nadie conoce?
Y además, ¿no le parece replicó Madame Bovary que el espíritu boga más libremente sobre esa extensión ilimitada, cuya contemplación eleva el alma y sugiere ideas de infinito, de ideal?
El brazo derecho se apoyaba en la balaustrada del palco y hacía estremecer todos los nervios de mi cuerpo con su exquisita simetría. Su parte superior estaba cubierta con una de esas mangas abiertas y sueltas, hoy tan en boga, que apena le llegaba al codo.
Y con estos atractivos y otros, como eran su habilidad en can tarse un tango o una «tartanera», como pudieran hacerlo ángeles y serafines, y su inimitable gracia en taconearse cualquiera de los tangos más en boga, poniéndole seco el paladar y fatigoso el aliento a los que tenían la buena o mala fortuna de contemplar sus primores, no era de extrañar, repetimos, que llevara como llevaba ya dos años de cimbel en la taberna de la Chata de los Chícharos, mimada por ésta y por su consorte, el señor Juanico el Talabartero, uno de los más ilustres ejemplares de los que viven o vegetan de upa en Malaguita la bella.
La historia de dama que aguarda su amante doncel: y cree del que boga sentir en el viento la voz que se ahoga lejana, con lento murmullo vibrando del lago al lindel; y cree a los reflejos del agua que brilla mirar a lo lejos bogar la barquilla, la franja de sombra rasando en la orilla que en ella dibuja boscoso el vergel: y cree de la torre sentir el rastrillo, y ver a la dama salir del castillo, cruzar el desierto sendero del huerto, salvarle, y abierto dejar el cancel: llegar a la orilla, y enviar a la opuesta del breve estribillo la voz repetida por él en el mote del cántico puesta; señal convenida con que ella contesta, pregunta y respuesta que, dada y pedida, en ida y venida se dan ella y él.
Durante el primer Imperio, acentuóse mucho la boga de guipures y encajes, que caían desde el centro del sombrero al final del rostro.