bogar

(redireccionado de bogando)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para bogar

remar

Sinónimos

navegar

Sinónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para bogar

Ejemplos ?
Los primitivos cristianos representaron en sus monumentos el alma humana libre de las trabas de la carne y dirigiéndose a la patria celestial por medio de las siguientes figuras simbólicas: Un caballo corriendo como para conseguir el premio en los juegos del circo. Una nave bogando a velas desplegadas hacia un faro o llegando al puerto.
Al primer pueblo que hay a la parte de allá de la loma no se llega, a buen andar, en menos de tres cuartos de hora, la mitad que a la villa ribereña, bogando dos personas de buenos puños.
Se dirigió a su patria, a sus estepas nativas, y cruzándolas a manera de espíritu, sin gravitar sobre el suelo, bogando entre la niebla, se encaminó a la casa donde tantos años había residido ejerciendo un apostolado de redención, por el cual, según creía, los humillados, los hombrecillos de la gleba, iban a ser llamados a la libertad y a la plena conciencia de cristianos.
Poco después de amanecer sería, cuando se hallaron a menos de una legua de la ciudad, y, bogando a cuarteles, y alzando de cuando en cuando alegres voces y gritos, se iban llegando al puerto, en el cual en un instante pareció infinita gente del pueblo; que, habiendo visto cómo aquel bien adornado bajel tan de espacio se llegaba a tierra, no quedó gente en toda la ciudad que dejase de salir a la marina.
No era posible que con aquel traje nadie le detuviese, y, en efecto, lejos de detenerle, la gente le seguía, le arrastraba en su torrencial flujo, le llevaba en volandas, en hombros, en brazos, en alto, en improvisado palanquín, no sabía él mismo cómo, pero ciertamente bogando por cima de un océano de farolitos tembladores y oscilantes, entre cuyas olas, acribilladas de luz, se anegaba a veces, viniendo las miríadas de puntos luminosos a inundar su cabeza, a quemar con reiterado picor de brasas su cuerpo, a deslumbrar y cegar sus pupilas resecas de calentura.
Apoyados en la borda, el uno al lado del otro; sobre nuestra cabeza el cielo estrellado y a nuestros pies la rizada corriente; gozosos de hallarnos reunidos cuando menos lo esperábamos; bogando, sobre un palacio de hadas, en un magnífico río, encerrado entre floridas praderas, volvimos a ser los niños alegres de antes.
Peggotty nos quería servir; pero mamá no le dejó y le hizo sentarse a nuestro lado. A mí me pusieron mi antiguo plato con su fondo oscuro, en el que había pintado un barco con un marino bogando a toda vela.
MARINEROS y GRUMETES tendidos junto a las bordas.) Música (N.º 6) Barcarola Coro Así, escuchando de la mar el melancólico rumor, entre la luz crepuscular bogando vamos sin temor.
Y al mar se echó; y bogando...
¡Allí, bogando en plácida bonanza, el alma regirán, de gozo henchida, la Fe, la Caridad y la Esperanza, timón y velas de la humana vida.
Recordé las sedas brillantes y los rostros dichosos que había visto ese día, bogando como cisnes por el Misisipí de Broadway, y los comparé al pálido copista, reflexionando: ah, la felicidad busca la luz, por eso juzgamos que el mundo es alegre; pero el dolor se esconde en la soledad, por eso juzgamos que el dolor no existe.
Con estos festivos rumores cantando en los orejas, con aquellas visiones bogando ante los ojos, disminuía las distancias sin advertirlo.
~ Creyendo que el reflejo de la luna ::Era una Taza de blanco jade y áureo vino ::Por cogerla ::Y beberla :Una noche bogando por el río ::Se ahogó ::Li-Po Y hace mil cien años que el incienso sube Encumbrando al cielo perfumada nube ::Y hace mil cien años ::La China resuena ::Doble funeral ::Llorando esa pena ::En el inmortal ::Gongo de cristal ::De la luna llena!
CORO Mirad, compañeras, por dónde se nos ha venido a cumplir la voz dictada por los dioses en la profecía de antaño, que anunciaba que cuando resbalasen los meses hasta llenar los doce años, entonces le llegaría el término de los trabajos al hijo de Zeus. Ya va ello en línea recta bogando hacia su fin.
48 Y los vió fatigados bogando, porque el viento les era contrario: y cerca de la cuarta vigilia de la noche, vino á ellos andando sobre la mar, y quería precederlos.
Íñigo Cavia de la Torre y Adolfo García Díez (2011) Pasacalles mitológico, con la compañía Vindio (1999) Memorial, con la compañía La Jaula (1999) Latidos, con la compañía de danza Belín Cabrillo (1999) Bodas de sangre, con la compañía La Jaula (1999) Piratas del Mediterráneo, con la compañía Mimos (2000) El eco de los tambores, con la compañía La Jaula (2000) La Isla, como John; con la compañía La Jaula (2001) Divinas palabras, en la Escuela de Arte Dramático de Santander (2001) Bogando (2001) Ensayando un Brecht, en el Taller Estudio Corazza (2005) La Isla, como John; con Teatro Sin Red (2012) El zoo de cristal, como Jim (2014-16) Hécuba, un sueño de pasión.