bombear

(redireccionado de bombeaba)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all

Sinónimos para bombear

Ejemplos ?
En 1582 el holandés Peter Morice alquiló el arco norte del puente de Londres, y dentro del arco construyó una rueda hidráulica que bombeaba agua del Támesis a varios lugares de la ciudad.
Yo le respondía que, por aquella vez, no quería acompañarle, que a vuelta nos veríamos. Era elocuente en las lenguas, goloso y bebedor, más de bruces; bombeaba propagando.
En el caso de los manantiales, si su caudal era escaso, incluso se introducía o bombeaba agua a su interior desde otros caudales o piscinas, con el fin de aumentar la producción.
Sufrió de depresión después de la muerte de su hermana, Choi había cancelado contratos por más de un año. Los amigos de Choi dijeron más adelante que él hizo varios intentos de suicidio y su estómago bombeaba de sobredosis en el 2009.
Gaga explicó en una entrevista en noviembre de 2009 que su padre, Joseph Germanotta, padecía desde hace 15 años un problema cardíaco, comentando: «Mi papá tiene o tenía un mal de la válvula aórtica y durante un tiempo su cuerpo sólo bombeaba un tercio de la sangre que se supone que debes recibir en cada latido del corazón».
El agua del canal se bombeaba nuevamente a la cisterna en el techo de la Gruta de Tetis mediante una red de molinos de viento y bombas accionadas por caballos.
Para cubrir la demanda en la época del Rey Sol, el agua se bombeaba desde el estanque de Clugny hacia la cisterna sobre la gruta de Tetis, que a su vez alimentaba a las fuentes del parque por gravedad.
Louis Le Vau construyó la Pompe, una torre de agua al norte del palacio que bombeaba desde el lago del palacio de Clugny mediante un sistema de molinos de viento y bombas accionadas por caballos hasta una cisterna de 600 m 3 de capacidad ubicada junto a la Pompe.
Cuando Tritón fue capturado por unos pescadores, Rayo Negro decidió que Attilan corría peligro de ser descubierta, así que la trasladó al Himalaya, y Tritón logró sobrevivir allí mediante un traje que le bombeaba agua salada a su cuerpo.
Estos contenedores lanzadera descendían hasta el fondo gracias a unas cadenas de lastre y, una vez llenas, ascendían flotando. Cuando llegaban a unos 60 m de profundidad se bombeaba su contenido a otro barco, un petrolero noruego de nombre Odín.
Cuando los Inhumanos fueron encerrados en la barrera negativa, se le construyó a Tritón un aparato que bombeaba sustancias salinas por su cuerpo, permitiéndole sobrevivir fuera del agua sin su anterior traje, hasta que Rayo Negro los liberó.
Se bombeaba entonces a través de una red de surtidores impulsados por molinos de viento y agua, y luego regresaban al canal en el techo de la gruta de Tetis para reponer las fuentes.
Por el alto grado de contaminación del agua que se bombeaba al reservorio, este servicio se suspende y la población tiene que recurrir nuevamente a los cargadores de agua y se vuelve al burrito y sus pipas, para poder abastecerse de agua.
A continuación, la ballena era recuperada por medio de un torno, una vez junto al barco se bombeaba aire dentro del cuerpo de la ballena para mantenerla a flote, y de ese modo, con la ballena asegurada al barco, era llevada a la estación ballenera para su procesamiento.
Desde ese punto se bombeaba un caudal de 30 litros por segundo hasta una planta potabilizadora móvil instalada junto al depósito y, una vez tratada el agua, se distribuía al resto de depósitos de la zona sur de la mancomunidad (Tafalla, Olite, Beire, Pitillas, Murillo El Cuende y Traibuenas).
Las pruebas de empuje realizadas en el verano de 1896, mientras se producía el hidrógeno y se bombeaba al aerostato, lo convencieron de que el globo dejaba escapar demasiado hidrógeno para alcanzar a llegar siquiera al polo, mucho menos a Rusia o Canadá.
En las dos últimas horas se bombeaba el oxígeno líquido (1970 kg), intensamente frío (t -182,96 °C), al interior con sumo cuidado.
Su chimenea, ubicada en el centro de la banda de estribor, casi a la altura de la cubierta e inclinada hacia el mar, desviaba los humos de la cubierta para facilitar las operaciones aéreas, contando además con un ingenioso sistema que bombeaba en su interior agua de mar, para impedir que los humos fuesen muy espesos u oscuros gracias al vapor resultante, reduciendo además la temperatura, para mayor seguridad de los aviadores, que nunca encontraban una inesperada corriente de aire caliente en sus apontajes.
El combustible se bombea a tierra. Anteriormente, el personal bombeaba el combustible de aviación en 20 000 vejigas para el almacenamiento.