brida

(redireccionado de bridas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para brida

correa

Ejemplos ?
Al doblar éste la esquina de Lártiga, se halló de sopetón con el carruaje del marqués de Santiago, también en actitud de torcer la bocacalle de Lescano. Ambos cocheros detuvieron las bridas, y el del conde dijo al otro: -¡A la izquierda, negro bruto!
En el portal en que en otros tiempos se sentaba a tejer sus redes un pescador, alisaba el mango de su azadón un fornido vizcaíno; en el balcón en que antes vi a la familia de un pobre labrador desgranar las panojas de la última cosecha, fumaba en larga pipa un belga, calzado con altas botas de cuero; y en lugar del cobertor tradicional y las madejas de estopa, colgaban de la soga de la solana las bridas de un caballo y ancho gabán impermeable...
Rico y galán sayo viste de purpúreo terciopelo: ¡Harto pronto con su sangre más purpúreo ha de ponerlo! De un cuartago de Calabria, causa de su fin funesto, rige las flexibles bridas, que cortadas serán luego.
-No; no estaban calientes ni más fatigados que de costumbre. Las bridas estaban rotas y era evidente que se habían arrastrado por el suelo.
Me duele mucho la herida que me infirió un hombre, el Tidida, quien sería capaz de pelear con el padre Zeus. Dijo, y Ares le cedió los corceles de áureas bridas.
pasar veo mis días de luto tal como escuadrones de armados guerreros, que sueltan las bridas al rápido bruto, clavando en mi pecho sus duros aceros.
Volviéndote a tu carro rutilante, Empuñaste las bridas de diamante; Tus caballos de fuego se lanzaron Por el espacio, y caminando a obscuras, Al choque de sus recias herraduras Miles de estrellas en su azul brotaron.
Entonces éste volvió bridas, penetró el coche por la puerta principal del palacio de gobierno y, saliendo por la de la cárcel de corte, enderezó por el puente al convento de los Descalzos.
(48) Ya la ruin supersticion Se le empezó á despertar, Y empezó su corazon A temer de la ocasion Algun desdichado azar, Cuando el descarriado objeto Que sobre el agua venia, Se atravesó y quedó quieto Entre las bridas sujeto Del potro que conducia.
Entre tanto, míster Murdstone desmontó, y con las bridas del caballo debajo del brazo se puso a pasear lentamente por el otro lado del seto, mientras mi madre le acompañaba, paseando también lentamente, por dentro del jardín.
Otra cosa voy a decir, que tendrás muy presente: Si la sabia Atenea me concede la gloria de matar a entrambos, sujeta estos veloces caballos, amarrando las bridas al barandal, y apodérate de los corceles de Eneas para sacarlos de los teucros y traerlos a los aqueos de hermosas grebas; pues pertenecen a la raza de aquellos que el longividente Zeus dio a Tros en pago de su hijo Ganimedes, y son, por tanto, los mejores de cuantos viven debajo del sol y de la aurora.
En este pasaje de su discurso, miss Mowcher desanudó su sombrero, se echó las bridas hacia atrás y, toda sofocada, se sentó en un taburete delante del fuego, de manera que la mesa formaba una especie de dosel de caoba sobre su cabeza.