brillante

(redireccionado de brillantes)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con brillantes: brillantez
  • all
  • adjetivo
  • sustantivo

Sinónimos para brillante

Ejemplos ?
Se dice, mi querido Simmias, que si se mira esta Tierra desde un punto elevado, se parece a unos de esos balones de cuero cubierto de doce franjas de diferentes colores, de los cuales los que los pintores emplean apenas son reflejos, porque los colores de dicha Tierra son infinitamente más brillantes y más puros.
El Ratón no dijo nada y Alicia siguió diciendo atropelladamente- : Hay cerca de casa un perrito tan mono que me gustaría que lo conociera! Un pequeño terrier de ojillos brillantes, sabe, con el pelo largo, rizado, castaño.
recordando las hojas de poemas que le daba... Dos hilillos transparentes, trémulos y brillantes, brotaron de sus ojos. Ojos extraviados en una distancia sin límites...
De su rostro emergía una como recóndita dicha de un encuentro futuro; ansiosa y eternamente esperado. Sus ojos reflejaban entre brillantes y variados matices la conmoción provocada por la esperanza, por esa promisoria ilusión...
Desde los elegantes y exaristocráticos trajes de etiqueta, ocultamente alquilados, hasta los sencillos o escandalosos modelos hechos por desconocidos modistas venidos a menos; desde las humildes imitaciones de joyas ambicionadas hasta las portentosas brillantes alhajas importadas de países lejanos y exóticos, de diversas maneras...
Cual respondiendo a la queja de Wagner, nocturno viento, con melancólico acento, en los sauzales se queja; mi Pesimismo se aleja al compás de tus arpegios; y brillantes florilegios de ritmos pueblan las frondas que visten lunares blondas de plata y encajes regios...!
Sobre el teclado Glacial tu aturdida mano rueda, cual mariposa de seda sobre un frondaje gracial; y en la atmósfera nupcial de la alba noche aromática, grave, serena, hierática, tu noble belleza copio, como en vagos sueños de opio brillantes de pompa asiática...!
Tal la decisión de todas las tribus. En seguida las adolescentes fueron, se adornaron, bellas, brillantes. Al ir adonde se bañaba Pluvioso, se adornaron.
«Aquí es» pensé «donde me esperan, con la copa en la mano, los ojos brillantes y provocando al Destino, mis hombres de negocios.» Giré el picaporte y me encontré, directamente, en una sala donde el día caía desde lo alto, a través de la vidriera, lívido.
Recordaba lo que su madre había dicho acerca de la viruta de la vela, y recordaba también las hermosas pompas de jabón, cada una de los cuales era un año -había dicho la mujer-, y ¡qué brillantes y ricas de colores!
Y momentos después volaba el pequeño escuadrón en la dirección indicada por el teniente, alumbrados por la luna que resplandecía en el charolado correaje y en el reluciente alero de los pesadísimos sables y de las no menos brillantes tercerolas.
-¡Uf, cómo calienta este gorro! -dijo, quitándoselo de un tirón; y al hacerlo cayó de él una perla y luego otra, brillantes y sonoras-.