bulto


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para bulto

Ejemplos ?
Y allá mas tarde calmada La tormenta, y ya la aurora (21) Vecina al nublado oriente Se apagó la misteriosa Luz, y por postigo oculto Con precaucion previsora Bajó á la puente de Alcántara Un bulto de humana forma.
Envuelto en un rico albornoz ensangrentado, con puñal de empuñadura de oro al cinto. Un bulto se marcaba sobre su cintura. Fernando rebuscó allí: era una talega de seda.
A la rápida luz de los relámpagos su bulto en las tinieblas perseguía, los ojos con afán desencajando si en medio las tinieblas le perdía; mas siempre hallarle en el jardín rondando con el nuevo relámpago volvía.
Pero si es fácil la entrada por la puerta, la salida es difícil. Todo aquel que lleva un bulto, un paquete o una carga es revisado implacablemente por los soldados de capa azul.
Llegado el caso de estoquear un toro de mal trapío y torcida intencion que, empeorado con la lidia, tomaba el bulto y dejaba el capote, comenzó Romero á trastearle cuidadosa y maestramente, arrastrándole la muleta para encariñarle á ella y traerle despues sin riesgo á una estocada por los altos y á una muerte de buena ley.
Me fijé más... Un bulto oscuro yacía allí, inmóvil, junto a la roca... Conforme me acercaba, sus contornos aparecían más nítidos y definidos...
¡Es ella! exclamaba el viejo, pero más grande, de bulto es como lo quiero. —Sí, vive Dios (levantándose gritó Genaro), os comprendo: queréis un bulto palpable, que os presente superficie para abrazarle y besarle.
Los guardiaciviles del camino se quedarán atónitos cuando, en mis andaduras por venir, a su pregunta de si llevo o si traigo papeles responda alargándoles una tarjeta en la que, con letra de bulto, se diga: Camilo José Cela, de la Real Academia Española.
En serio, si yo fuera blanco, me daría tanta vergüenza que me escondería debajo de la alfombra. Y estando debajo de esa alfombra me sentiría tan chiquito que no dejaría ni siquiera un bulto.
Por la tarde envolvíase el zapatero en la mugrienta capa y, llevando bajo sus pliegues escondido al gallo, dirigíase al reñi- dero, acompañado de sus amigos que, habiendo conocido al ani- mal desde pollo y vístolo topar, no daban por medio menos su victoria sobre el lechuza del barbero. Tal vez de aquí nació el preguntar, en Lima, á todos los que llevan un bulto bajo la capa:— Amigo, ¿se vende el gallo?
Dejando en ello escapar, las ilusiones y picardía; y aquel temple forjador, que eran su sello de vida. Se esconde entre las latas, de un destartalado tranvía; el bulto de un ser humano, tumbado por la bebida.
El poeta, después de haber escrito algunas coplas de su magnífica comedia, con mucho sosiego y espacio sacó de la faldriquera algunos mendrugos de pan y obra de veinte pasas, que, a mi parecer, entiendo que se las conté, y aun estoy en duda si eran tantas, porque juntamente con ellas hacían bulto ciertas migajas de pan que las acompañaban.