cabezazo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para cabezazo

Sinónimos para cabezazo

cabezada

Ejemplos ?
El equipo empezó a acercarse peligrosamente al Atlético y al Barcelona, que empezaban a perder puntos, y se llegó incluso a ganar 4-1 a los culés con goles de Fernando, Viola y dos de Mijatovic, y 2-3 a los colchoneros en el Calderón con dos goles de Mijatovic y un cabezazo de Poyatos.
En el primer tiempo, el defensa Battiston sacó un balón en la línea de gol tras un cabezazo de Santillana dando al traste con la mejor ocasión de los ibéricos.
Como tercera cualidad Don Elías se caracterizaba por ser un jugador portentoso, tenía mucha fuerza, era alto, tenía excelente cabezazo y cuando había que marcar de forma severa, lo hacía sin titubear.
Por último, la forma redondeada del cráneo disminuiría el área superficial de contacto durante el cabezazo, dando por resultado golpes fallidos.
Ya en tiempo extra, Zidane fue expulsado tras pegar un cabezazo a Materazzi después de un intercambio verbal; los dos futbolistas fueron multados tiempo después por la FIFA.
Francia se adelantó con un gol de penalti «a lo Panenka» de su capitán Zinedine Zidane a los siete minutos de juego. Doce minutos después, Italia consiguió la igualada con un cabezazo de Materazzi a la salida de un córner servido por Pirlo.
Abrumada por mortal pesadumbre, suponía la madre que su hijo, al dar el «cabezazo», se había ido a la guerra, tragadora de gente; a las trincheras, en que el hombre se esfuma.
¿Qué sería? Ella tenía también un poco de miedo, pero como era muy traviesa, dio un cabezazo a aquellas cosas, y disparó. Vio entonces que las bolitas se habían rajado, y que caían gotas.
Sin resignación, acusaba en veladas frases al padre por quien el chico había dado el «cabezazo», a la mujer causa de los disgustos, y sobre todo, insistía en lo imposible.
Se acordó asimismo de la recomendación de su mamá; mas, creyó que su mamá exageraba, como exageraban siempre las madres de las gamitas. Entonces le dio un gran cabezazo al nido.
El defensor, como tocado por la varita mágica de Pérez, metió un cabezazo, y la hazaña quiso que el arquero Armani lo atajara y que diera rebote.
Pero cuando los de Avellaneda volvieron a igualar con un nuevo cabezazo de Pusineri, cinco minutos después de la conquista azulgrana, no se arredraron y fueron por más.