cabrón


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con cabrón: chingar
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para cabrón

bode

Sinónimos

cabrito

Sinónimos para cabrón

astuto

Sinónimos

Ejemplos ?
Llegáronse otros muertos y dijeron: -¿Qué habéis hecho? ¿Sabéis con quién habláis? ¿A Diego Moreno llamáis cabrón? ¿No hallastes sabandijas de mejor frente?
En el rincón de la celda maloliente y oscura se hallaba cuando el portón se abrió y dos hombres entraron sonriendo: —¡Te salvaste cabrón!
Salta todo lo que podáis, porque deis deste cabo del agua.” Aun apenas lo había acabado de decir cuando se abalanza el pobre ciego como cabrón, y de toda su fuerza arremete, tomando un paso atrás de la corrida para hacer mayor salto, y da con la cabeza en el poste, que sonó tan recio como si diera con una gran calabaza, y cayó luego para atrás, medio muerto y hendida la cabeza.
El sábado te chupaste dos botellas de tequila y como si nada... —dijo uno de sus grandes cuates. —Y el muy cabrón se metió con tres chamaconas distintas... Hubieras visto como las dejó...
En el acto le nació al monaguillo una joroba que envidiaría un dromedario. Después de tan brillante fiesta, los brujos y brujas fueron uno a uno besando al cabrón debajo de la cola.
Muchas veces he querido preguntar a mi cabrón qué fin tendrá vuestro suceso, pero no me he atrevido, porque nunca a lo que le preguntamos responde a derechas, sino con razones torcidas y de muchos sentidos.
Mas si tu cadáver, arrojado a la corva playa, sirve de pasto suculento a los cuervos marinos, inmolaré a las tempestades un cabrón libidinoso y una cordera.
Hizo la dueña que tomase grasa de un gran cabrón que estaba no allí lejos, y que del pie se untase hasta la frente de suerte que su olor no era patente.
El diablo se volvió gravemente, y advirtió al remendón: «Tío Cerote, otra vez, aféitese el bigote.» El cabrón, después de tan bello espectáculo, comenzó a leer la constitución que otorgaba a sus fieles súbditos, escrita en un inmenso cartapacio; al ver éste, el zapatero exclamó: -¡Jesús, María y José, qué libro tan grande!
A poco rato tornó aquél, y los otros traían ciertos odres llenos de vino y una manada de ganado delante, de donde tomaron un cabrón grande y escogido, de muchos años, con las guedejas alzadas, el cual sacrificaron al dios Marte, su compañero, a quien ellos seguían, y luego fue aparejado el comer muy abundantemente; entonces, aquel huésped nuevo dijo: -Vosotros, señores, no solamente me habéis de tener por capitán de vuestras batallas y robos, pero también es razón que me debáis sentir muy diligente para vuestros placeres.
Uno venía en hábito de caballero, ceñido con su banda; otro vestida su vestidura y zapatos de caza, con un venablo en la mano, representando un cazador; otro vestido con una ropa de seda y chapines dorados y otros ornamentos de mujer, con una cabellera en la cabeza, andando pomposamente, mintiendo con su gesto persona de mujer; otro iba armado con quijote y capacete y barbera y con su broquel en la mano, que parecía salía del juego de la esgrima; no faltaba otro que le seguía, vestido de púrpura y con insignias de senador, y tras éste, otro, con su bordón, esclavina y alpargates y con sus barbas de cabrón, representaba y fingía de persona de filósofo; otro iba con diversas cañas, la una para cazar aves con visco, y otra para pescar con anzuelo.
Estas son verdaderas pruebas; pues para libre haber nacido tan fácil es como "Ven aquí". ¿A qué ahora te quedas pasmado como un cabrón entre yeros?