camello


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con camello: camella, dromedario
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para camello

traficante

Sinónimos

Sinónimos para camello

narco

Sinónimos

Ejemplos ?
¿Le he dicho yo a usté alguna vez si tiée u no tiée usté emprestá la dentaúra; si se tiñe u no se tifle usté los tirabuzones, o si tiée usté más jiba u menos jiba que un camello?
Tú, comerciante, que tienes los oídos tapados con cera, quítate la cera de los oídos. Abandona tu mostrador. No te muestres reacio como camello estúpido. Acércate a Baba el Ciego.
Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: ¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! 10.25. Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios. 10.26.
Como la hermosísima judía que, llena de doncel, novicio espanto, viendo Isaac que para sí venía, dejó cubrir el rostro con el manto, y decendida presto del camello recoge humilde al novio casto y santo, disponga el alma así con Dios hacello y de su presunción decienda altiva, cubierto el rostro y reclinado el cuello.
La pobre andaluza, después de ocho años de litigio, en el que, según tasación de costas, gastó 610 pesos de oro y 6 to- mines, ganó el apodo de la Nariz de camello mote con que ella misma se bautizara en su primer recurso.
Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquel 23.24. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
Para colmo de aflicción, vio la buena señora por todas partes los objetos con que Celinina había alborozado sus últimos días, y como éstos eran los que preceden a Navidad, rodaban por el suelo pavos de barro con patas de alambre, un San José sin manos, un pesebre con el niño Dios, semejante a una bolita de color de rosa, un Rey Mago montado en arrogante camello sin cabeza.
64 Rebeca también alzó sus ojos, y vió á Isaac, y descendió del camello; 65 Porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros?
7 Empero estos no comeréis de los que rumian, ó tienen uña hendida: camello, y liebre, y conejo, porque rumian, mas no tienen uña hendida, os serán inmundos; 8 Ni puerco: porque tiene uña hendida, mas no rumia, os será inmundo.
Todas esas cosas, las más pesadas, toma sobre sí el espíritu de carga: al igual que el camello que cargado se apresura al desierto, así se apresura él a su desierto.
– ¡ojalá mi orgullo aún vuele entonces con mi locura!« – Así comenzó el ocaso de Zaratustra = Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y en león el camello, y en niño, al final, el león.
El día de la boda dio orden para que se me diera abundante ración de cebada y para que me sirviesen heno bastante para un camello de la Bactriana.