cansarse


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para cansarse

agotarse

Sinónimos

Ejemplos ?
Pero devo advertirle que este hombre biejo no es santo, y alfin puede como devil, cansarse, y echar al infierno la Sala, y sus decretos”.
Si no quiere cansarse en vano, si realmente desea encontrarlos, tenga presente cuanto queda dicho en las anteriores líneas de este capítulo: huya de toda comarca en que haya un paso de nivel, un túnel, una fábrica de tejidos al vapor o un horno de calcinación .
Porque, apenas logrado su antojo, Floraldo empezó a cansarse de aquella hermosura, más de ángel que de mujer; de aquellos ojos puros, claros, luminosos; de aquel cariño ideal y absoluto, que estaba seguro de no perder nunca.
Treinta y tres veces seguidas cantó la misma tonada sin cansarse, y el maestro de música y la corte entera lo hubieran oído con gusto una vez más, si no hubiese dicho el emperador que el vivo debía cantar algo.
Casi a escondidas tuvo que embarcarlo para España el virrey, porque los encomenderos lo querían matar. El se fue a su convento, a pelear, a defender, a llorar, a escribir. Y murió, sin cansarse, a los noventa y dos años.
El misionero que, Ileno de caridad, a ejemplo de Jesucristo, trata de acrecentar el número de los hijos de Dios, aun con los paganos más perdidos, ya que también éstos se rescataron con el precio de la misma sangre divina, ha de evitar lo mismo el irritarse ante su agresividad como el dejarse impresionar por la degradación de sus costumbres; sin despreciarlos ni cansarse de ellos, sin tratarlos con dureza ni aspereza, antes bien ingeniándose con cuantos medios la mansedumbre cristiana pone a su alcance, para irlos atrayendo suavemente hacia el regazo de Jesús, su Buen Pastor.
Y cuando los aqueos de hermosas grebas ya empezaban a cansarse de la lucha, dijo el gran Ayante Telamonio: —¡Laertíada, descendiente de Zeus, Odiseo fecundo en recursos!
En la portezuela de la diligencia, lo mismo que en la comida de mistress Waterbrook, rondaba a nuestro alrededor sin cansarse, como un gran vampiro, devorando cada palabra que yo decía a Agnes o que ella me decía a mí.
Cumplía su palabra. Era de esas personas que pueden soportar una cantidad enorme de diversiones sin cansarse. Cada vez que leía el periódico (y lo leía todos los días durante dos horas, sentada en un cómodo sillón) descubría que había que ver algo que divertiría mucho a Annie.
elante del Sol venía Corriendo Dafne, doncella De extremada gallardía, Y en ir delante tan bella, Nueva Aurora parecía. Cansado más de cansalla Que de cansarse a sí Febo, A la amorosa batalla Quiso dar principio nuevo, Para mejor alcanzalla.
De hecho, mis anfitriones parecían todo el tiempo incapaces de cansarse de escuchar mis impresiones sobre las cosas modernas, pareciendo estar tan interesados en lo que pensaba de ellos como yo lo estaba en las cosas en sí mismas.
Y les parece esto mayor felicidad que cansarse y gemir labrando los campos y fabricando casas, y traer entre la esperanza y el miedo los bienes propios y ajenos.