capellán


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para capellán

eclesiástico

Ejemplos ?
Que todo voto ó juramento no lo obligaba á él ni a los suyos; que con él no rezaban las excomuniones; y que le era lícito promiscuar y quebrantar ayunos. 4." Que podía tener oratorio y capellán en casa, sin necesidad de licencia arzobispal.
El cuarto testigo, el presbítero Simón Torres y Loyola, Cura Capellán del Real Hospital, dice: "Que tiene sabido y entendido que el Capitán Don Agustín de Carrión y el Gobernador Don Pedro de Alarcón, bisabuelos y troncos en la América del interesado, fueron de los primeros pobladores de la Villa y Cerro de Oro de Zaruma, y luego el primero pasó a serlo también de esta ciudad, y que el Capitán Salvador Román, Cabo Principal del descubrimiento de la referida Villa y otro de sus causantes".
¡Saludemos las sombras épicas de los hispanos capitanes, de los orgullosos virreyes, de América en los huracanes águilas bravas de las gestas o gerifaltes de los reyes; duros pechos, barbadas testas y fina espada de Toledo: capellán, soldado sin miedo, don Nuño, don Pedro, don Gil, crucifijo, cogulla, estola, marinero, alcalde, alguacil, tricornio, casaca y pistola, y la vieja vida española!
Se les hará un bonito recibimiento. Tres criados, el capellán, cuando vuelva, y yo; total, cinco hombres; armas cargadas de sobra...
Escribía en 1824, frente a Valparaíso en su “Diario” de viajero a bordo de la fragata de guerra “Cambridge” el capellán Hillman Haviland: “Hay muchos ingleses en Valparaíso, desertores de buques ingleses y se ganan la vida como pulperos y con el contrabando de mercancías europeas.” Y en otra parte: “Hay una lavandera inglesa en ésta y a ella entregué mi ropa servida”.
Esta moneda, preciosísima por su antigüedad, me dio el abad don Martín la Farina de Madrigal, capellán de honor de su majestad, nobilísimo caballero siciliano.
Calló, esperando sin duda una respuesta mía, y como no la obtuviese, continuó en el mismo tono de amarga burla: —Eso sí, no hay prebenda que iguale a ser capellán de la Señora Condesa de Volfani.
Cuando yo entré alzó los ojos tristes y sombríos, cercados de una sombra violácea: —¿Por qué tal insistencia en venir esta misma noche? Herido con el despego de sus palabras, me detuve en medio de la estancia: —Siento decirte que es una historia de tu capellán...
Cuando los prisioneros de guerra no dispongan de la asistencia de un capellán retenido o de un prisionero ministro de su culto, se nombrará, para desempeñar este cometido, tras solicitud de los prisioneros interesados, a un ministro perteneciente, sea a su confesión sea a otra similar o, a falta de éstos, a un laico calificado, si resulta posible desde el punto de vista confesional.
De suyo se adivina que la bendita prenda fué muy milagrera y que hizo caldo gordo a conventuales y capellán, con las limosnas y regalos de los agradecidos creyentes.
¡Vaya una aprensión diabólica!» Dice el padre: «El capellán, que es doctísima persona, me tiene continuamente conversaciones sabrosas.» Dice el hijo: «¡Si al menos hubiera una buena moza a quien decir cuatro flores!...
Sabido es que las personas de copete compraban el derecho de oir misa en casa y de mantener capellán rentado, amén de otros privilegios como los que tuvo el marqués de la Bula, y que han servido de tema para una de nuestras tradiciones precedentes.