cazador


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para cazador

depredador

Sinónimos

  • depredador
Ejemplos ?
Al poco tiempo encontró a una mujer que iba a tejer un lienzo; y consiguió que le diera una gran pelota de hilo. Vio un poco mas tarde a un cazador que conocía, y le pidió prestado su fusil, pólvora y balas.
En la manera de echarse el rifle a la cara se lo descubrí, y a pesar de eso la bala fue a dar como a tres brazas del rollo de caimanes». —Al mejor cazador se le va la liebre, patrón.
Nuestros montañeses más osados no se atreverían a pasar por allí a la medianoche. ¡Ése es el lugar por el que en días y plazos que nadie conoce pasa el Cazador Mayor con su jauría y su cortejo infernal!
No sé qué me daba el alba, previniendo a la razón, con presagios, cautiverios; pero afirma el cazador que la garza, entre infinitos, conoce luego al halcón que tiene de darle alcance; y ansí yo a su imitación, desde el instante que vi mi dama en el borrador del celoso manto, tuve esperezos de afición.
Ningún cazador osó enfrentarse al monstruo, sabiendo que sus balas no habrían podido alcanzar un ser sobrenatural, y mientras tanto en los siguientes años la bestia asoló el país.
Primero perderé yo el señorío de mis padres, y primero perderé el ánima en manos de Satanás, que permitir que se me escape ese ciervo, el único que ha herido mi venablo, la primicia de mis excursiones de cazador...
Queremos decir que llevaba gorra de cuartel con los tres galoncillos de la insignia de capitán; levita y pantalón civiles, de paño negro; sable de oficial de infantería, canana y escopeta de cazador...
Solo en la tierra con el chiquillo, Jácome le crió sabe Dios cómo; y ahora se le caía la baba viendo despuntar en Sendiño, a los seis años mal contados, otro cazador, otro merodeador, sin afición alguna al trabajo lento y metódico del labriego, fértil ya en ardides y tretas de salvaje para sorprender nidos y pajarillos nuevos, para descubrir dónde ponen las gallinas del prójimo y aun para engolosinarlas echándoles granos de maíz, hasta atraerlas a la boca del saco.
-balbució, gozoso, el cazador, sopesándola, babándose de vanidad paternal, porque Sendiño reía fanfarronamente columpiando su carga.
Pero, por otra parte, ha sacado de su padre el estar siempre sobre la pista de todo lo que es bueno y bello; es varonil, osado, perseverante, gran cazador, siempre inventando algún artificio, ansioso de saber y aprendiendo con facilidad, filosofando incesantemente, encantador, mago y sofista.
Sócrates: ¿El cuidado que un buen cazador tiene de sus perros, el que un buen labrador tiene de sus bueyes, no hace mejores lo mismo a los unos que a los otros, y así en todos los casos análogos?
Tú, madrecita COATLICUE, tierra fecunda que me protegió en su seno, verás cómo se irá despedazando en el cielo y horas habrá en las que la oscuridad la esconda totalmente. Y como TOCHANCALQUI, el cazador de conejos, la destazó, una cicatriz en forma de conejo, se verá en su rostro.