ceñir

(redireccionado de ceñidos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con ceñidos: ceñirse, ceño, guiñada, holgado
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para ceñir

moderarse

Sinónimos

Antónimos

barloventear

Sinónimos

Sinónimos para ceñir

abreviar

Sinónimos

Ejemplos ?
Quiero recordar un poco aquella hora inmortal entre mis horas buenas: Sobre la sabana los cocuyos eran más que en el cielo las estrellas, no había luna, pero estaba claro todo, no sé si eras mi alma que alumbraba a la noche o la noche que la alumbraba a ella; estábamos ceñidos y hablábamos y el beso y la palabra estaban empapados de promesas y un soplo de mastranto ponía en las narices ese amor primitivo del caballo y la yegua.
Terminadas las carreras y distribuidos los premios, "Ahora, dijo Eneas, si alguno de vosotros se siente con aliento y vigor, venga y levante los brazos ceñidos con el cesto"Habla así y propone dos premios para la lucha: un novillo coronado de oro y vendas para el vencedor, y como consuelo para el vencido, una espada y un hermoso yelmo.
Alzábase entre tanto por el inclinado cielo la estrella de la tarde; ya iban andando los sacerdotes y delante de todos Poticio, ceñidos de pieles conforme al rito, llevando en sus manos el fuego sagrado.
Ya en esto habían venido de la ciudad latina emisarios ceñidos de oliva, pidiendo por merced se les dejase recoger los cuerpos de los suyos, que muertos a hierro, yacían tendidos en el campo, y darles sepultura, pues, ya no había lid posible con unos vencidos y privados de la luz del cielo, y debía tener piedad de los que le habían dado hospedaje y cuya alianza había solicitado.
El cuello es alto, los hombros bastante alzados, grandes y poderosos; los brazos en ángulo y estrechamente ceñidos al cuerpo, muy delgados si vistos de frente, anchos y planos cuando se les ve de lado.
Bajo su vestidura, en que se mezclaban gasas sombrías con pesadas estolas de tisú y piedras, se adivinaban la ágil y culebrosa gracia de su cuerpo, las líneas de la morena carne, y un perfume de benjuí se exhalaba de los pliegues y senos de sus brazos, ceñidos por ajorcas de filigrana.
13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y estar firmes, habiendo acabado todo. 14 Estad pues firmes, ceñidos vuestros lomos de verdad, y vestidos de la cota de justicia.
¡Cuán gratas resuenan aun en mis oídos tus lisonjeras palabras! -En una fiesta al son de la bulliciosa música, ceñidos en dulce abrazo nos deslizábamos por espacioso salón.
5 Y después de estas cosas miré, y he aquí el templo del tabernáculo del testimonio fué abierto en el cielo; 6 Y salieron del templo siete ángeles, que tenían siete plagas, vestidos de un lino limpio y blanco, y ceñidos alrededor de los pechos con bandas de oro.
Dánao, nuestro padre, consejero y guía de nuestra decisión, pensando todas las jugadas, se ha decidido por la más glorio­sa de las desgracias: huir, veloz, a través de las olas saladas y abordar a la tierra de Argos de donde ha surgido nuestra raza, que se pavonea de haber nacido de la ternera hostigada por el revoloteo del tábano, bajo los efectos del contacto y del soplo de Zeus. ¿A qué país mejor preparado que éste podríamos llegar, con estos brazos suplicantes, con estos ramos ceñidos de lana?
Cuando del templo tocaron los peldaños se postró cada uno 375 inclinado al suelo, y atemorizado dio besos la helada roca, y así 'Si con sus plegarias justas' dijeron 'los númenes vencidos se ablandan, si se doblega la ira de los dioses, di, Temis, por qué arte el daño del género nuestro reparable es, y presta ayuda, clementísima, a estas sumergidas cosas.' 380 Conmovida la diosa fue y su ventura dio: 'Retiraos del templo y velaos la cabeza, y soltad vuestros ceñidos vestidos...
Uno que todo los otros abraza y ciñe - éste abarca desde el nacimiento hasta el postrero día - otro delimita los años de la adolescencia; hay uno que en su ámbito toda la infancia encierra; está luego el año mismo, que contiene en si todos los momentos de cuya multiplicación la vida se compone; los meses están ceñidos por un círculo más angosto; estrechísima es de los días su ronda, pero esta va del comienzo hacia el fin, de la aurora al ocaso.