costurero

(redireccionado de costureros)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para costurero

diseñador

Ejemplos ?
Los libres y antiguos esclavos de Estados Unidos que emigraron trajeron a Liberia sus habilidades de costura y guata. El indicó una variedad de ocupaciones, incluyendo sombrereros, modistas, costureros y sastres.
Se les dieron los más diversos usos, el más importante fue la construcción de barracas para vivir, ya que estos recubiertos de una capa de barro son un aislante casi perfecto; otros usos fueron zarzos (para secar pimientos y la cría de seda), confeccionar cestos, costureros y polleras, construir bardizas, cercas, gallineros, tejados, balsas (para salvar los animales y enseres de las inundaciones), sostres (para guardad la paja sin humedad) y hacer liceras, cantoneras y otras cosas de uso diario.
Desde el primer día, la maestra tuvo que comprar de todo con su sueldo: libros de lectura, bastidores para enseñar a coser, costureros, tablillas y cuadernos; siendo la verdadera impulsora de las primeras escuelas públicas de Pradejón.
La mayoría son ligeros y móviles pero históricamente han existido costureros fijos que constituían auténticos muebles compuestos de un recipiente que se asentaba sobre unas patas rígidas.
Los costureros de la Virgen También destacó en las naturalezas muertas dando prueba del cuidado respetuoso (casi afectuoso) que ponía en el trato de los objetos modestos, dotados, no obstante, de un valor simbólico.
Justo y Tucumán, canillita, peón de albañil en una obra cercana a Camet. Fabricaba unos costureros a los que se les pegaba unos caracoles y la gente los compraba como recuerdos.
Para elaborar la cota de malla, el equipo de costureros invirtió alrededor de seis meses de trabajo, uniendo las hojas a la armadura, hecha de plástico plateado con elementos de fibra de vidrio, acabados con una capa de zinc para darles un toque metálico.
Cuando hicieron sus nidos, se metían en las casas para robar de los costureros de las señoras, hilachas y trapos, de que luego, con la mayor destreza hacían sábanas, almohadas y edredones para sus hijuelos.
En ella laboraban costureros y costureras -muchos menores de edad- en su gran mayoría en condiciones de explotación y miseria, sin seguridad social y en su mayoría con puestos eventuales: Los dos edificios colapsados que concentraron el mayor número de víctimas fueron los números 150 y 164 de la Calzada San Antonio Abad.
Por otra parte, la industria bellvillense tiene sus curiosidades: esta ciudad se atribuye la invención de la pelota sin tiento y posee 11 pequeñas y medianas empresas originadas en la confección de pelotas de fútbol, agrupadas en el Círculo Argentino de Fabricantes de Pelotas y Afines (CAFABA). La mayor de ellas tiene 30 empleados y 150 costureros.
Monumento a la costurera en el predio de Manuel José Othon esquina San Antonio Abad, contiguo al local de la Asociación de Costureras y Costureros 19 de septiembre.
El liderazgo francés en la moda europea continuó hasta el siglo XVIII, cuando la influencia venía del arte, la arquitectura, la música, y la moda de la corte francesa en Versalles fue imitada en toda Europa. Los que visitaban París regresaban con prendas que fueron posteriormente imitadas por costureros locales.
La Chambre Syndicale de la Couture Parisienne (cámara sindical de la costura parisina) es una asociación de costureros parisinos fundada en 1868 como el resultado de asociaciones medievales que regulan a sus miembros en cuanto a piratería de estilos, fechas de aperturas para colecciones, número de modelos presentados, relaciones con la prensa, cuestiones legales y de impuestos, y actividades promocionales.
Desde 1975, esta organización ha trabajado dentro de la Federation Francaise, de couture, du Prêt-à-Porter des Couturiers et des Createurs de Mode (Federación Francesa, de costura, de Lista-para-Usar de Costureros y de Creadores de Moda).
Es cosida con extrema atención al detalle y acabada por los costureros con más experiencia y capacidad, los cuales suelen usar técnicas a mano que consumen mucho tiempo.
Cuando se facilitó el transporte en Europa a través de las vías de tren y los barcos de vapor, cada vez era más común que mujeres adineradas viajaran a París para comprar ropa y accesorios. Costureros y organizadores franceses eran comúnmente conocidos como los mejores en Europa, y las prendas parisinas auténticas eran consideradas mejores que las imitaciones locales.
Desde el año 2005 impulsan una campaña de concientización entre costureros bolivianos del barrio acerca de sus derechos laborales y migratorios.