crespo


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para crespo

encarrujado

irritado

Antónimos

Ejemplos ?
Quando lo vieron entrar al que en buen ora naçió levantos’ en pie el buen rrey don Alfonsso e el conde don Anrrich & el conde don Remont e desí adelant sabet, todos los otros; a grant ondra lo rreçiben al que en buen ora naçió. No s’ quiso levantar el Crespo de Grannón nin todos los del bando de ifantes de Carrión.
Tú, ave peregrina, arrogante esplendor, ya que no bello, 310 del último Occidente, penda el rugoso nácar de tu frente sobre el crespo zafiro de tu cuello, que Himeneo a sus mesas te destina.
Ya las ovejas balaban En el corral prisioneras, Y ya las aves caseras Sobre el alero ganaban. El toque de la oración triste los aires rompía Y entre sombras se movia El crespo sauce llorón.
Una bomba estalló en la esquina de las calles Su ere y Montalvo, matando de contado a los Profesores Ramón Agurto Castillo, Inspector Provincial de Educación Física; Zoila Esperanza Crespo, Profesora de una escuela fronteriza; un niño de apellido Yépez; e hiriendo a los señores José Serrano Murillo, Pedro B.
Octubre 28 Se acordó dirigir un telegrama al señor presidente del Comité Crespo Toral, Cuenca, haciéndolo saber que el Concejo ha resuelto tomar parte en el acto de la coronación del egregio poeta azuayo Dr.
Remigio Crespo Toral, y que al efecto ha nombrado de representante al señor Celso Fernández de Córdova. Diciembre 20 Preside la Junta preparatoria el Jefe Político señor Alcibíades García R.
El Secretario de Estado en los Despachos de Economía y Hacienda, Manuel Acosta Bonilla. El Secretario de Estado en los Despachos de Comunicaciones y Obras Públicas, por la ley, Ernesto Crespo.
Y su merced el Capitán Don Iñigo de Cisneros y Mendoza, Alcalde Ordinario, pidió solares para el Capitán Pedro de Chavarri; y para el Sargento Martín se Cervantes; y para Mateo de Ávila; y para Doña María Tomalá; y para Antonio Fernández; y para el Capitán Alonso Crespo.
Te lo recomiendo, léelo, tú que eres filósofo, Luís Alberto Crespo, escribió hace poco “El capitán sin nombre.” Y entonces al final él dice: “El capitán, de allá viene su ardimiento...” Un ardimiento, un ardimiento, porque él me conoció a mí en Elorza cuando era capitán, capitán sin nombre dice.
Imagínate, hermana, un joven, cuyo cuerpo tiene de alto dos varas, si les quitas un dedo. Mi cabello no es rubio, pero tampoco es negro, ni como cerda liso, ni como pasa crespo.
Dicha comisión podría estar compuesta por un compañero de cada región, a la que se agregará el compañero Crespo, de Cullera, y otro que ha sido enviado por los propios presos de Santoña.
Preguntémoslo. Efectivamente: aquel marinero de rostro cobrizo y de pelo crespo, y la moza que con él baila, son los novios, según me informan.