colgar

(redireccionado de cuelgan)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para colgar

suspender

Sinónimos

ahorcar

Sinónimos

atribuir

pender

Sinónimos

depender

Sinónimos

Sinónimos para colgar

Ejemplos ?
Las campiñas se cubren de cierta verdura, algunos vegetales cuelgan por los laderos de las montañas, y hasta en la nieve brotan amarillos fresales.
Perdóname que no ame tantos nietos como quieres, qué vergüenza traer más críos a este mundo hambreado, corrupto, contaminado, egoista, cruel, consumista, superficial, neurótico y todo lo que dicen los peores puritanos de roperos; qué mal gusto irresponsable de las hembras y los escuálidos matriarcas que se cuelgan el letrero de hombres; perdóname que malgaste mis orgasmos creando versos, algún cuento, treinta libros o más, quince discos de larga duración tan aburrida, algún drama adolescente, mientras pienso ser quetzal sin rejas.
Todos quedan tan hinchados adorando tretas, sin darle oídos a los locos subversivos... solamente a sirenas cantadoras, encantadoras, que se dan de Casandras patrioteras y se cuelgan el mote tan arcano de cristiano.
Afánanse algunos observadores en buscar la significación emblemática de semejante adorno. Yo quiero suponer que la mujer se le colgó como se cuelgan los pendientes, sin otro objeto que el de parecer bien.
Me siento alegre y segura, y al pasar junto a un grupo de jóvenes oficiales pienso: «Todos vosotros no podéis nada contra mí.» En el análisis al ver que la sujeto no asocia nada al sombrero de su sueño, le digo: «El sombrero es, quizá una representación de los genitales masculinos, con su parte central erecta y las dos partes laterales colgando.» Intencionadamente me abstengo de interpretar el detalle de la desigual altura a la que cuelgan los lados del sombrero, aunque precisamente la determinación de semejantes detalles es la que señala el camino a la interpretación.
¡Las aldeanitas! ¡El día que se cuelgan los aretes de filigrana y se atan el «dengue» con las cintas de seda! No sé si ellas son realmente tan guapas, o es que las hermosea la Naturaleza, que lo embellece todo.
Todo lo escucho con avaro oído: el blando hundirse de las anchas rejas; el suave rodar hacia los lados de la mullida tierra; el alentar pujante de los bueyes, de cuyos bezos charolados cuelgan tenues hilos de baba transparente que el manso andar no quiebra; aquel pausado y firme posar de sus pezuñas gigantescas; el crujir dormilón de las coyundas que el yugo pulimentan; un aliento de brisa tan suave que apenas se menea, un hondo y general rumor de vida y un ruido sordo de pujante brega.
Aunque un hombre pueda querer vivir cien años realizando actividades, así será con él; pero no de ninguna otra manera: así las actividades no se cuelgan de un hombre.
Y qué decir de los ansiosos de sexo que se cuelgan mutuamente tras las bardas, en las bancas de los jardines, entre los autos o los zaguanes.
Es un sauce corpulento y venerable pero muy viejo y contrahecho, con una hendidura en el tronco, de la cual salen hierbajos y zarzamoras. El árbol está muy encorvado, y las ramas cuelgan hasta casi tocar el suelo, como una larga cabellera verde.
Se detuvo, y, a pesar de las penumbras, creí que sus mejillas subían de color. Luego añadió: —¿No recuerdas, "mon cher ami", estos pequeños anteojos auxiliares que ahora cuelgan de mi cuello?
Ciertos se recrean en su perdición narcótica; muchos se envenenan en sed de rencores alcohólicos. Otros cuelgan cascabeles libertarios entre gatos locos y fatuos.