dañoso

(redireccionado de dañosa)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con dañosa: chova
  • adjetivo

Sinónimos para dañoso

Ejemplos ?
dije yo, si se destruyera el mal ¿no habría hambre, ni sed, ni ningún otro de estos apetitos? o más bien, aún cuando los hombres y los animales fuesen distintos que como son hoy día, la sed ¿no existiría sin ser dañosa?
Respóndole que no, porque se puede dezir lo que de los ojos de la melancólica, que llorando nacieron y ansí han de acabar, que baylando nació y ansí ha de acabar. No me fue tan dañosa ésta como la otra su compañera.
Estamos muy seguros de que el autor no ha tenido en ello la menor intención dañosa; pero creemos que en el teatro ni un solo momento se debe perder de vista cierto tacto y, sobre todo, la conveniencia pública.
De la calidad del primer pecado que cometió el hombre Si alguno dudase por qué la naturaleza humana no se muda con los otros pecados como se mudó con el pecado de aquellos dos primeros hombres, quedando sujeta a la corrupción que vemos y sentimos, y por ella a la muerte, turbándose y padeciendo tanto número de afectos tan poderosos y entre si tan contrarios, de todo lo cual no sintió ella nada en el Paraíso antes del pecado, aunque estuviese en cuerpo animal; si alguno dudase, repito, y viere en esto dificultad, no por eso debe pensar que fue ligera y pequeña aquella culpa porque se hizo en cosa de comida, que no era mala ni dañosa...
¿Irá, pues, a la de los cartagineses, donde es continua la sedición, siendo dañosa la libertad a cualquier varón bueno, donde lo útil es la suma de lo justo, donde hay para los enemigos crueldad inhumana y enemistad con sus mismos naturales?
Repartiéronse sus puestos con precaución previsora, favorable a los que esperan, y a los que lleguen dañosa; y quedaron en silencio casi por un cuarto de hora, tan ocultos y pegados a la tapia en que se apoyan, tan hundidas en la niebla sus desvanecidas formas, que hubo quien pasando entre ellos juzgó la calle muy sola.
De ellos tú, querido mío, y con ellos del género todo de las fieras, 705 el que no sus espaldas a la huida, sino a la lucha su pecho ofrece, rehúye, no sea la virtud tuya dañosa para nosotros dos.” “Ella ciertamente tal le aconsejó y, juntos por los aires sus cisnes, emprende el camino.
Habrá una paz cristiana y universal, y una perpetua y verdadera amistad entre el serenísimo y muy poderoso príncipe Felipe V, rey católico de las Españas y la serenísima y muy poderosa princesa Ana, reina de la Gran Bretaña; entre sus herederos y sucesores, y también entre los reinos, estados, dominios y provincias de uno y otro príncipe, en cualquier parte que estén situadas, como asimismo éntre los subditos de uno y otro; y se guardará y conservará esta paz tan sinceramente que ninguna de las partes intente con pretexto alguno cosa que sea perjudicial ni dañosa a la otra...
les han dado, en el ejercicio de sus oficios como en la gravedad de sus personas y respeto que se han hecho guardar; y aunque no suele ser bien visto de los demás seglares, y particularmente de los señores, porque alguna vez les parece que se falta a la cortesía que se les debe, y que se compadece con el ministerio de superioridad de jueces, todavía es esto de lo que fácilmente se puede dispensar y disimular, porque esta gravedad y sequedad aunque mezclada con cortesía fuera mejor, pero no es dañosa...
Tienen las riquezas esta causa antecedente, que ensoberbecen el ánimo, engendran soberanía y arrogancia, con que despiertan la envidia, y de tal manera enajenan el entendimiento, que aun sola la opinión de ricos nos alegra, siendo muchas veces dañosa.
No; la cuñada del caballero peruano no tenía fuerzas físicas para hacer saltar los pernos de los sunchos del árbol del timón, ni el timón se encontraba al alcance de su mano dañosa, pero, por fin, esta temible compañera de viaje estaba bajo la tutela de un marinero, y no era probable que pudiera repetir sus atentados El conde de la Espina y Marquesi opinaba que la señorita Corita era un agudísimo caso de histeria.
2 Y fué el primero, y derramó su copa sobre la tierra; y vino una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la señal de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen.