defender

(redireccionado de defendían)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Compréndalo bien el hombre incauto que ha aceptado la triste misión de ser el instrumento para esclavizar a un pueblo libre: su trono vacilante no descansa sobre la voluntad libre de la Nación, sino sobre la sangre y los cadáveres de millares de mexicanos que ha sacrificado sin razón y sólo porque defendían su libertad y sus derechos.
Y con una sola voz clamaron, "¡Sea, pues, como habéis dicho, porque lo haremos!" "Y los capitalistas oyeron el alboroto del griterío y lo que la gente decía, y los agoreros lo oyeron también, e igualmente los falsos sacerdotes y los fornidos hombres de guerra, que defendían a los capitalistas; y cuando ellos oyeron temblaron en extremo, de modo que sus rodillas se golpeaban, y dijeron entre ellos, "¡Es nuestro final!" "No obstante había ciertos auténticos sacerdotes de Dios que no profetizaban para los capitalistas, sino que sentían compasión por la gente; y cuando oyeron el griterío de la gente y lo que decía, se regocijaron con extremo gran alborozo, y dieron gracias a Dios a causa de la liberación.
180 »Mientra morían e mientra matavan, de parte del agua ya cresçen las ondas, y cubren las mares sobervias e fondas los campos que ante los muros estavan, tanto que los que de allí peleavan a los navíos si se retraían, las aguas cresçidas les ya defendían llegar a las fustas que dentro dexavan.
Mas aquel venturoso, y a nuestro modo de hablar, aquel siglo de oro, escaso de oradores y de delitos, abunda de poetas y adivinos, que cantaban los generosos hechos y no defendían los ruines; ni otros algunos tuvieron mayor honor ni más sagrado; en primer lugar, entre los dioses, cuyas respuestas, según es fama, daban a conocer, y a cuyos banquetes asistían; y en segundo lugar, entre los hijos de los dioses y los sagrados reyes, entre los cuales no hallamos a ningún abogado, sino a Orfeo, a Lino; y si más hondamente quieres apurarlo, al mismo Apolo.
Y me acuerdo que fuimos muy criticados, y que los empresarios –no voy a decir el nombre; no importa; uno de ellos, inclusive, ha fallecido en España– defendían a esos empresarios.
De aquí la decadencia de una agricultura que era incapaz de seguir el principio inglés de la libre concurrencia, el principio del laissez faire, laissez aller Dejad hacer, dejad pasar: fórmula de los economistas burgueses librecambistas que defendían la libertad de comercio y la no ingerencia del Estado en el dominio de las relaciones económicas.
Pero los ciudadanos aún no se rendían, y preparaban secretamente una emboscada. Mujeres, niños y ancianos, subidos en la muralla, la defendían.
Y al izar este Emblema Patrio, con el himno de estas páginas orenses, que corean; el nombre de los CAÑARIS; el Pueblo del AUSTRO ECUATORIANO, ve brillar en su frente la luz de la genial herencia racial, y en el pecho, el vigor y la pujanza de su porvenir, trazado con la cultura y las rebeldías de una raza, que dejó rayada la tierra, las líneas imborrables de sus monumentos y de sus regueros de sangre viril y tradicionalmente guerrera y sacrificada en la hoguera que atizaba la laboriosidad incansable de su tierra, que al mismo tiempo la defendían con pasión sus derechos inalienables.
-Yo no me atermino -gritó de pronto el timonel, al ver cómo las olas revolvíanse como formidables reptiles en torno de las rocas que a flor de agua defendían parte de la costa en peligrosas rompientes.
Los enemigos al ver la fiereza con la cual los MESHICAS se defendían sin saber de dónde sacaban tantas fuerzas, pactaron mejor por soportarlos y hacer que trabajaran para ellos como sirvientes.
Yo vi algunos que tenían señales de heridas en sus cuerpos, y les hize señas que era aquello, y ellos me mostraron como allí venían gente de otras islas que estaban cerca y los querían tomar y se defendían.
Y aquí debo advertir que este pleito era de abolengo e inherente al patrimonio de los Seturas, quienes le defendían como punto de honra solariega, habiéndose jurado de generación en generación, las siete que contaba de fecha, gastar hasta la última teja en la rehabilitación de un derecho que estaba tan claro como la ley de Dios.