depreciar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para depreciar

abaratar

Sinónimos

Sinónimos para depreciar

abaratar

Sinónimos

Ejemplos ?
Dada la decisión previa de Grecia de adoptar al euro como su moneda, ya no poseía autonomía de política monetaria y no podía intervenir para depreciar una moneda nacional para absorber el impacto e impulsar la eficiencia, y era la solución tradicional a fugas de capital repentinas.
Si hay presión para depreciar el tipo de cambio de la moneda nacional porque su oferta excede a la demanda en los mercados de divisas, la autoridad local compra moneda nacional con sus reservas de divisas para disminuir el suministro de la moneda nacional en el mercado de divisas.
En un principio el Plan Austral fue brevemente exitoso hasta 1986, pero el peso de los compromisos financieros asumidos previamente generó un colapso cuando el Austral se llegó a depreciar un 5.000% anual con respecto al dólar hacia 1989.
El banco central bajo un sistema de tipo de cambio fijo tendría que intervenir mediante la venta de moneda extranjera a cambio de dinero nacional para depreciar la moneda extranjera y apreciar la moneda nacional.
De la euforia se pasó a la depresión, la cotización exterior del producto bajaba y se avecinaba una crisis de gran importancia que se basaba en los efectos de la contracción económica mundial de la década de 1870, en la introducción en el mercado de anilinas sintéticas de menor coste de producción que la 'cochinilla, en la irracional política de acumulación de 'stocks' en los mercados europeos, que contribuía a depreciar aún más el producto así como la excesiva extensión territorial del cultivo de nopales, que, además de generar rendimientos decrecientes, imposibilitaba el generar otra alternativa exportadora y limitaba el desarrollo de los cultivos de subsistencia, y por último, a la recuperación de las plantaciones centroamericanas.
Por ello, la contabilidad obliga a depreciar los bienes a medida que transcurre su vida normal, debido a que éstos lo hacen de forma natural por el paso del tiempo, por su uso, por el desgaste propio del tiempo que se use ése activo y por obsolescencia, de forma que se refleje su valor más ajustado posible, o a amortizar los gastos a largo plazo (activo diferido).
Eran frecuentes las referencias a Lleras Restrepo como «Carlos, el Devaluador», y se sostenía que una vez llegado al poder el jefe liberal procedería a depreciar aún más la moneda.
Un enorme cargamento de plata americana cayó en manos de holandeses y las pésimas cosechas castellanas obligaron al rey a depreciar la moneda de vellón el 7 de agosto de ese año.
Esta filiación, mencionada en anales tardíos y parciales, tiene por objeto evidente depreciar al primer emperador, haciéndole hijo bastardo de un comerciante y una cortesana.
El plan de los barones del ferrocarril empieza a fallar por efecto de las acciones del trío, y Jackson decide retirar el capital de respaldo en oro de todos los bancos, y regresarlo por ferrocarril a Estados Unidos, para de esta manera depreciar el dinero robado, dejándolo prácticamente sin valor.
Para 1628, los fracasos militares españoles, las malas cosechas en los campos de Castilla la Vieja, el fracaso de las políticas económicas, la parálisis del comercio y la enorme inflación, llevaron al gobierno de Olivares a depreciar la moneda de vellón en un 50% de su valor.
Bien venidos sean los verbos dictaminar, sesionar, exteriorizar, subvencionar, aristocratizar, si­ lenciar, salvaguardar, influenciar, esbozar, enfocar, festinar, tramitar, idea­ lizar, hipnotizar, obstaculizar, pormenorizar, modernizar, sumariar, cablegra­ fiar, subjetivar, victimar, desprestigiar, depreciar...
Una costumbre crónica de calcular y sacar ventaja de las debilidades, necesidades, y equivocaciones de los demás, una despiadada insistencia en sacar el máximo de cada ventaja que uno pudiera sacar a otro, ya fuese por habilidad o por accidente, la constante costumbre de infravalorar y depreciar lo que uno compraba, y sobrevalorar lo que uno vendía; finalmente, un estudio vitalicio para regular cada pensamiento y acto teniendo como única referencia la estrella polar del interés propio en su noción más estrecha, hasta el punto de que la persona se vuelve de hecho incapaz de todo impulso generoso o que se haga sin pensar en uno mismo.
Para referirme a casos recientes, pues retrocediendo en la historia podrán encontrarse numerosos ejemplos, mencionaré el hecho de que países de la mayor importancia, constreñidos a depreciar sus monedas por razones ampliamente fundadas en la necesidad pública, han obligado en algunos casos a los particulares a cambiar el oro y los certificados de oro que tenían en su poder por moneda depreciada o que después fue depreciada y han aprobado leyes que exigen a los particulares, nacionales y extranjeros, a recibir en la misma moneda el pago de obligaciones contratadas en oro, incluyendo las del Estado.