desbordar

(redireccionado de desbordan)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para desbordar

derramarse

Sinónimos

rebasar

exaltarse

Sinónimos

Sinónimos para desbordar

exceder

Ejemplos ?
Los ríos que desaguan en el primero son largos, navegables, sinuosos, caudalosos, y fácilmente se desbordan en la época lluviosa; en cambio los ríos que desembocan en el Pacífico, como consecuencia de la cercanía de las montañas al mar, son cortos, torrentosos y poco navegables.
La dignidad de la República se ve seriamente lesionada cuando el poder del dinero o las influencias, son más fuertes que el imperio del derecho. Los fenómenos sociales característicos del mundo contemporáneo frecuentemente desbordan las fronteras.
La prudencia es camino aconsejable cuando hay posibilidades de comprensión; la energía es necesaria cuando los conflictos se plantean con el deliberado propósito de que se compliquen y no pueda llegarse a soluciones pacíficas o cuando se desbordan y ponen en peligro las instituciones, el orden jurídico y la atmósfera de sensatez, en que deben ventilarse.
Las lagunas se llenan, los arroyos salen de sus cauces, desbordan en los cañadones; éstos se juntan uno con otro, se extienden hasta el pie de las lomas.
La energía en exceso desborda y se desparrama por el espacio. Las almas generosas desbordan de amor. ¿No es natural el egoísmo en los niños y en los viejos, en las edades indefensas?
Él hace que vuestra gente sea, día a día, más numerosa. Pronto invadiréis la tierra, como ríos que se desbordan desde las gargantas montañosas, como una inesperada lluvia.
Y el tránsito escandaliza iracundo. Los peatones se desbordan de las aceras e invaden las pistas de la circulación mecánica. La gente rabia.
ué horas tan dulces son las que siguen a una comida de amigos entusiastas, rociada grandemente de manzanilla, cuando el humo de los cigarros envuelve ya a los comensales, elevándose la imaginación tras sus giros voluptuosos; mientras el dedo de la memoria hojea melancólicamente el libro de lo pasado, y los secretos se desbordan de todos los corazones, y la máscara cae de todos los semblantes, y llueven las anécdotas, los chistes, los cuentos, las historias, los dramas y los poemas.
Aplicado este principio al Estado, debemos concluir que a él le corresponde asumir directamente sólo aquellas funciones que las sociedades intermedias o particulares no están en condiciones de cumplir adecuadamente, ya sea porque de suyo desbordan sus posibilidades (caso de la Defensa Nacional, las labores de Policía o las Relaciones Exteriores), o porque su importancia para la colectividad no aconseja dejar entregadas a grupos particulares restringidos (caso de los servicios o empresas estratégicas o fundamentales para la nación), o porque envuelven una coordinación general que por su naturaleza corresponde al Estado.
Pero suponte, Juan, siguió, clavando en Rovira los ojos pequeños y penetrantes, que por un hábito profesional observan siempre la fisonomía del interlocutor como buscando en ella el síntoma o la expresión de una oculta dolencia; suponte, paso la semana entera en las salas frías del hospital y en las alcobas donde sufren tantos enfermos incurables; veo allí todas las angustias, todas las miserias de la debilidad y del dolor humano en sus formas más tristes y más repugnantes; respiro olores nauseabundos de desaseo, de descomposición y de muerte; no visito a nadie y los sábados entro aquí a encontrar el comedor iluminado a giorno por treinta bujías diáfanas y perfumado por la profusión de flores raras que cubren la mesa y desbordan...
Que nunca ven tranquilo Recóndito un asilo, Y que jamás se amansan, Y que jamás descansan, Corrientes que hilo a hilo Desbordan su nivel.
En 1953, sus concepciones didácticas y lingüísticas las lleva a la escritura y aparece un libro casi olvidado por muchos, menos por sus discípulos: Elementos del Lenguaje y Didáctica de la Expresión, donde se desbordan las ideas de lo que hoy se está poniendo en práctica: más allá de gramáticas y recetarios pedagógicos se encuentra la vitalidad del alumno y su capacidad de expresión lingüística; ésta deber ser puesta en acción inmediata para acrecentarla y contribuir al trabajo creativo, no enajenado, a partir del aula.