descalificación


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para descalificación

desconceptuación

Ejemplos ?
La descalificación puede ser notificada por el juez jefe o un adjunto mostrándole la pala de color rojo, y el atleta deberá abandonar el circuito o la pista.
En el pasado, esta regla llevó a la descalificación de temas como "När löven faller" de Carola en 2003 y "So Good" de Stephen Simmonds en 2006.
Por esta razón, en un gran número de deportes, dichas sustancias están prohibidas por los distintos órganos reguladores del deporte a nivel profesional, pudiendo significar su consumo la descalificación o la inhabilitación del infractor.
En 2008, Lewis Hamilton logró su quinta victoria, en una carrera donde sólo terminaron 7 coches (6 contando la descalificación de Rubens Barrichello), siendo la tercera en la historia de la Fórmula 1 en la que terminan menos coches.
Cuando tres jueces distintos han pasado sendas tarjetas rojas de un atleta, el juez jefe procede a su descalificación mostrándole la pala de color rojo (véase Regla del «Pit Lane» en esta misma sección).
-PRESIDENTE ERNESTO ZEDILLO: Esta manera de conducir el debate público, a través de la descalificación o aplicando una etiqueta que pretende resumir todas las características...
Esta maniobra de descalificación progresiva a unos o a otros, manejada por la prensa marxista o de extrema derecha, consideramos que constituye uno de los mayores peligros para el futuro de la Democracia Cristiana en cada país, si no existe un mínimo de solidaridad y respeto entre los distintos partidos y no caen en la trampa de hacerse eco de tales maniobras.
Un país que se desbarrancó por la acusación, la imputación falsa y la descalificación, un país que tiene toda su potencialidad en el campo empresario, sindical, en las entidades libres del pueblo, en las organizaciones sociales, para crear un destino distinto.
Con la descalificación y el silencio se pretendió achacarle a mi gobierno la responsabilidad de hechos que tuvieron lugar cuando mi mandato había terminado.
Entonces pretendió que las reformas estructurales del pasado, en que se basaba la recuperación, no le merecían más que vilipendio y descrédito, al haber alentado la descalificación en bloque de un gobierno al que el nuevo presidente le debía todo.
Los que empiezan por no respetar el lenguaje terminan por no respetar a las personas. La prepotencia y la descalificación son las armas de quienes no tienen argumentos.
Pero es necesario, además, abolir las prácticas de descalificación a ultranza, los juicios y las apreciaciones que no se concreten puntualmente en los datos y en los eventos de la elección.