descender

(redireccionado de descendimos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para descender

bajar

Sinónimos

Antónimos

rebajarse

Sinónimos

  • rebajarse
  • degradarse
  • caer

decrecer

Antónimos

derivarse

Sinónimos

  • derivarse
  • seguirse

proceder

Sinónimos para descender

bajar

Sinónimos

Ejemplos ?
Bajo los retoños de unos helechos nuevos me escurrí, sobre unas piedras deslavadas por la corriente espumosa y parlante; y a ella, a la hermosa, a la mujer, la agarré de la cintura, con este brazo antes tan musculoso; gritó, golpeé el suelo; descendimos.
-Mi palacio.» Y descendimos sobre el mar, que muje como corcel salvaje, cuando el viento lo azota, y con empuje fiero levanta, orlados de diademas, montes de agua espumosa al firmamento.
-Yo sólo doy laureles.» Y descendimos desde la ardua sierra hasta el valle tranquilo do juega el viento manso, brindándonos las grutas fresco asilo, grato rumor las fuentes cristalinas.
Por instantes, furtivamente, yo apretaba su manita calzada con guante de Suecia, y ella respondía a la presión lo mismo que si dijese: «Conforme...» Fuimos agasajados al llegar, y antes de que el calor apretase, descendimos al río, a cuyas márgenes, a la sombra, debíamos saborear el campestre almuerzo.
Esto tiene que ver con el crecimiento en las exportaciones del sector industrial. Descendimos en el año 2008, 3 puntos porcentuales y en el año 2010, 9 puntos porcentuales llegando al 64,9 siendo el tercer país luego de Brasil y de México o de México y Brasil en ese orden.
Felizmente yo tenía un cerillo en el saquito que llevaba terciado en bandolera. Partímoslo, y encendidas aquellas antorchas improvisadas, descendimos al subterráneo.
20 Y dijeron: Ay, señor mío, nosotros en realidad de verdad descendimos al principio á comprar alimentos: 21 Y aconteció que como vinimos al mesón y abrimos nuestros costales, he aquí el dinero de cada uno estaba en la boca de su costal, nuestro dinero en su justo peso; y hémoslo vuelto en nuestras manos.
Al día siguiente ya cruzamos un bosque de ébano; luego descendimos a un valle, y al cruzar un río cenagoso un cocodrilo, que tenía la misma cabeza conformada que una corneta, atrapó por una pantorilla a un carguero y se lo llevó aguas adentro, y pudimos ver cuando otro cocodrilo, precipitándose sobre él, le llevó un brazo.
-Pasamos la cuesta de los Valientes, llamada así porque el camino se angostaba tanto entre los bordes afilados de un precipicio resbaloso y que terminaba en el río, que al encontrarse de frente dos personas, se le cedía el paso a la más valiente o de mayor pericia para que indicará por donde pisar o por donde lanzar la mula o el caballo. Descendimos y luego entre cañaverales, atravesando varias veces los vados del río, llegamos a la planicie del camposanto de Lobatera.
Tres días vagamos con perdida estela al dictado del mar sin vela o remos, al cabo de los cuales descendimos a isla de prados fértiles y opimos.